Diálogos con ELN en Colombia: ¿el primer paso para la ‘paz total’ de Petro?

Comenzó esta semana una nueva mesa de diálogo en Colombia con la intención de poner fin a casi seis décadas de conflicto armado. Una guerra que ha dejado hasta el momento alrededor de 450.000 muertos. Esta mesa de diálogo entre el Gobierno y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) hace parte del proyecto de ‘Paz Total’, promovido por el presidente colombiano, Gustavo Petro, quien prometió poner fin a la confrontación. ¿Será este el primer paso para su plan de paz total?

Estos diálogos de paz tienen su sede principal en Caracas, la capital de Venezuela. Allí se reúnen cara a cara representantes del Gobierno de Colombia e integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN). También cuentan con el respaldo de varios países garantes como Cuba, Noruega y Venezuela. Además de contar con el apoyo de la Iglesia católica colombiana y el aval de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El Ejército de Liberación Nacional, conocido como ELN, es una guerrilla inspirada en la revolución cubana, pero que también tiene un fuerte componente de inspiración religiosa. Fue la segunda guerrilla más grande de Colombia después de la extinta guerrilla de las FARC. Se calcula que tiene unos 1.500 combatientes y sus frentes gozan de suficiente autonomía por parte de los líderes máximos del grupo.

El ELN hace presencia en su mayoría en zonas mineras y petroleras. En el pasado ya habría participado junto al Gobierno en unos cinco intentos de negociación. El último de ellos comenzó durante el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y terminó durante la administración de Iván Duque debido a un atentado perpetrado por el ELN en enero del 2019 en una escuela militar en Bogotá, dejando un saldo de 22 muertos.

Hay mucha expectativa frente a esta mesa de diálogos porque su éxito no solo pondría fin a décadas de enfrentamientos con esta guerrilla, sino que también puede garantizar que dentro del marco de la ‘paz total’ pueda comenzar una negociación con otros grupos delincuenciales menores, pero no menos peligrosos.

Los compromisos que adopten las partes negociadoras no serán fáciles, pero hay voluntad desde ambas partes. El ELN puso sobre la mesa un pacto de no agresión entre guerrilla y militares para iniciar los diálogos, un punto que en el pasado era muy difícil de lograr. Pero la negociación tiene lugar mientras la violencia en general se incrementa en las zonas rurales colombianas.

¿Qué está en juego en esta negociación? ¿Qué lecciones dejó el acuerdo con las FARC que pudiera replicarse en el escenario actual? ¿Podrá Colombia alcanzar la anhelada ‘paz total’? ¿Qué hay de los demás grupos delincuenciales que tienen presencia en Colombia? Lo analizamos en esta edición de El Debate junto a nuestros invitados:

- Alejandra Cerón Rincón, socióloga de la Universidad Nacional de Colombia, investigadora en la línea de políticas públicas para el sector Defensa y Educación.

- Ricardo Ferro, excongresista por el partido Centro Democrático.