Negociadores libios eligen a nuevo primer ministro de transición

Agnès PEDRERO con Rim TAHER en Trípoli
·4 min de lectura

Los participantes en el diálogo entre las partes en conflicto en Libia, celebrado en Suiza bajo los auspicios de la ONU, designaron este viernes en un voto sorpresa a Abdul Hamid Dbeibah como primer ministro de transición, que se encargará de preparar las elecciones nacionales de diciembre.

Dbeibah y los tres miembros del Consejo Presidencial transitorio designado con él tendrán que "reunificar las instituciones del Estado y garantizar la seguridad" hasta las elecciones nacionales previstas el 24 de diciembre, según Naciones Unidas.

Sumido en el caos desde la caída de Muamar Gadafi en 2011, dos facciones se disputan el poder en Libia apoyadas por fuerzas extranjeras: en el oeste, el Gobierno de Unidad Nacional (GNA, en Trípoli), reconocido por la ONU y apoyado por Turquía, y una autoridad encarnada por Jalifa Haftar, hombre fuerte en el este, apoyado por Rusia.

Reunidos desde el lunes en un lugar mantenido en secreto cerca de Ginebra, los 75 miembros del Foro de Diálogo Político libio eligieron la lista de Dbeibah con 39 de los 73 votos.

Oriundo de Misrata (noroeste) e ingeniero de formación, Dbeibah es fundador del movimiento Libia del Futuro y presidió la Compañía Libia de Inversiones y de Desarrollo bajo el régimen de Muamar Gadafi.

Dbeibah es un "hombre de negocios influyente" y "bastante polémico", dice Wolfram Lacher, investigador del Instituto alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

Su compañero de lista Mohamad Yunes Menfi, oriundo de Cirenaica (este), fue elegido presidente del Consejo Presidencial transitorio y estará respaldado por dos vicepresidentes: Al Koni, un tuareg, y Abdalá Husein Al Lafi, un diputado de Zawya (oeste).

"El resultado de la votación es una sorpresa porque las principales personalidades influyentes estaban en la otra lista", dice Lacher.

- Un ejecutivo en 21 días -

La lista de Dbeibah se enfrentaba a la del presidente del Parlamento Aguila Saleh y del poderoso ministro del Interior Fathi Bashagha, que se congratularon por la votación.

Bashagha dijo en Twitter que "claramente, la democracia se ha concretado".

Los gobiernos de Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos y Reino Unido saludaron en un comunicado conjunto al nuevo gobierno interino aunque le advirtieron que le queda un "largo camino".

"La autoridad ejecutiva unificada tendrá que implementar el acuerdo de alto el fuego, proporcionar los servicios públicos esenciales al pueblo libio, crear un programa de reconciliación significativo, hacer frente a las necesidades críticas del presupuesto nacional y organizar elecciones nacionales", agregaron.

En Nueva York, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aplaudió "una muy buena noticia en nuestra búsqueda de la paz". "Tras el alto el fuego acordado, las elecciones celebradas ahora muestran que Libia evoluciona en la buena dirección", agregó.

Rusia, Turquía, Egipto y Jordania también aplaudieron el nombramiento del nuevo equipo.

Asimismo, Fayez al-Sarraj, líder del GNA, deseó "éxito" al nuevo ejecutivo.

Sarraj, elegido primer ministro en 2015, nunca consiguió la confianza del Parlamento, con sede en el Este ni impuso su autoridad en el conjunto del país.

El primer ministro designado tendrá que formar gobierno "en un plazo de 21 días", explicó la emisaria interina de la ONU para Libia, Stephanie Williams.

A continuación, dispondrá de otros 21 días para obtener el voto de confianza en el Parlamento, es decir, hasta el 19 de marzo, anunció en una conferencia de prensa.

No obstante, la prudencia reina ya que varios acuerdos concluidos en los últimos años han quedado en papel mojado.

El primer ministro designado tendrá que afirmar rápidamente su legitimidad en el terreno ante multitud de actores políticos, de los que muchos han dado la espalda a las negociaciones en Ginebra.

- Amnistía -

Tras el fracaso de la ofensiva lanzada por el mariscal Haftar en abril de 2019 para conquistar Trípoli, los dos bandos concluyeron un alto el fuego en octubre y retomaron la vía del diálogo alentado por la ONU.

El Consejo de Seguridad de la ONU ordenó el jueves a Guterres el despliegue de observadores del alto el fuego.

La enviada interina de la ONU urgió la necesidad de implementar el alto el fuego, y recordó que el gobierno debe garantizar "la salida de los mercenarios y de las fuerzas extranjeras".

También instó al nuevo ejecutivo a que "realice un proceso global de reconciliación nacional basado en los principios de la justicia transitoria" y "promover la cultura de la amnistía y de la tolerancia en paralelo a la búsqueda de la verdad y la reparación".

El diálogo interlibio se inició en Túnez en noviembre de 2020, y los participantes acordaron celebrar elecciones "nacionales" el 24 de diciembre de 2021.

apo-bur/vog/thm/tjc-jvb-af/lda