El exdirector del CNI abre un nuevo melón sobre los secretos del 11-S

·6 min de lectura

El exdiplomático y exdirector del CNI Jorge Dezcallar cree que la desclasificación de documentos secretos de la investigación del 11-S puede sacar a la luz "vinculaciones incómodas y comprometedoras para algún país de Oriente Medio" con esos atentados terroristas, de los que este sábado se cumplen 20 años.

Dezcallar habla con Efe con motivo de la publicación de su primera novela "Espía accidental", una trama de espionaje cuyo telón de fondo es la guerra siria y la enemistad entre Israel e Irán, un escenario que conoce "muy bien" tras más de cuarenta años de vida diplomática, ocho de ellos como director general de Oriente Medio.

P.- El presidente norteamericano, Joe Biden, ha ordenado revisar documentos secretos de la investigación sobre los ataques a las Torres Gemelas y el Pentágono, con la intención de desclasificarlos. ¿Qué pueden aportar?

R.- Se sabe quiénes lo hicieron, cómo se financiaron, cómo lo planificaron... Aparecerán más datos, quizá salgan a la luz vinculaciones incómodas, desagradables, comprometedoras para algún país de Oriente Medio, que voluntaria o involuntariamente pudieron contribuir a que eso ocurriera.

P.- ¿A qué países se refiere?

R.- Prefiero dejarlo en el aire, algunos países de la zona. Lo sabremos muy pronto porque Biden ha dado seis meses de plazo para que salgan los papeles.

P.- ¿Cómo ha cambiado la geopolítica dos décadas después?

R.- Muchísimo. En 2001 Estados Unidos era señor y amo del mundo, pensaba que no tenía límites a su poder. Y eso termina con los ataques. Hoy el mundo es bipolar, está China y Estados Unidos es consciente de sus limitaciones. Si hoy hubiera un ataque similar Estados Unidos no mandaría a 100.000 hombres a Afganistán.

P.- ¿Y la lucha contra el terrorismo?

También. Todos los servicios de inteligencia intentan proteger a sus fuentes y no compartirlas. Por ahí se colaron. Y esto fue una enseñanza muy grande. En 2001 se inicia una colaboración muy fuerte entre los servicios de inteligencia de los países y se mejora mucho la cooperación interna entre los responsables de la lucha antiterrorista.

P.- ¿Cómo un servicio de inteligencia tan potente como el de Estados Unidos no pudo prever un atentado tan atroz?

R.- Todos los servicios cometen fallos desgraciadamente. En aquel momento no se esperaba un atentado islamista en occidente, no había precedentes, era un enemigo nuevo.

Y luego está que los terroristas lo tienen todo a favor porque eligen el momento, la forma, el día y el lugar y no se puede tener un gran ojo orwelliano que lo vigile todo, viviríamos en un estado policiaco. Vivir en libertad implica cierto riesgo.

P.- ¿Cómo valora la forma en que se ha llevado a cabo la retirada de Afganistán?

R.- La idea de retirarse era buena pero la ejecución se ha hecho mal, Estados Unidos no había previsto que el gobierno y el ejército afgano se fueran a derretir en cuestión de una semana en lugar de en uno o dos años que es lo que pensaba, que habría un proceso de transición.

P.- ¿Fue un fallo de inteligencia?.

R.- Me cuesta creerlo, porque los servicios norteamericanos son muy buenos y conocen muy bien Afganistán. ¿Lo previeron, lo dijeron y nos les hicieron caso?. No lo sé. Tardaremos 20 años en saber que pasó.

P.- Los agentes del CNI han estado también en Kabul durante la evacuación pero no ha trascendido.

R.- Exactamente, allí estaban ellos, es un trabajo de sombras. La gente solo sabe cuando algo sale mal, cuando de repente nos matan a siete agentes en una emboscada en Irak (ocurrió siendo él director del CNI). Es una labor muy discreta.

P.- Una vez terminada oficialmente la evacuación, ¿qué papel cree que puede jugar el CNI para sacar a los colaboradores que aun permanecen allí?

R.- No es fácil, si uno da la lista de esa gente los coloca en el punto de mira de los talibanes. Puede llegar un momento que se pueda hablar de un canje y hay que tener algo con lo que canjear.

Un informe de la ONU dice que el año que viene hasta un 90 % de la población afgana puede pasar hambre. Van a necesitar mucha ayuda humanitaria. Los chinos y los rusos ya están allí, vamos a tener nosotros también que ofrecerles algo para poder abrir un diálogo y ayudar a la gente.

También se pueden hacer operaciones de infiltración clandestina, que no descarto en absoluto, pero no estoy en condiciones de hablar de ello porque no se si están siendo planeadas o no. Evidentemente el CNI puede jugar un papel porque tiene un conocimiento y una red de contactos... aunque ahora estarán bajo tierra.

P.- ¿Es inevitable tener que hablar con los talibanes?

R.- Sí. Habrá que tratar con ellos sin necesidad de reconocerlos pero desde un punto de vista práctico para que permitan salir a los colaboradores afganos cuyas vidas estén en peligro. Y, sobre todo, para tratar de influir para que se quiten de encima esas tinieblas medievales que nos les dejan ver y permitan una actitud mucho más racional y humana con las mujeres.

P.- "Espía accidental" es su primera novela después de publicar varios libros, ¿qué le ha llevado a embarcarse en esta aventura?

R.- De repente notas que tienes algo dentro que quiere salir, que tienes una historia que piensas que es bonita, en la que puedes proyectar un poco lo que ha sido tu vida. Fue una historia de tripas para afuera.

P.- ¿Cuánto de realidad y cuánto de ficción hay en la novela?

R.- La historia es pura ficción sobre un trasfondo real del drama del pueblo sirio y el enfrentamiento existencial entre Irán e Israel. Pero proyecto también vivencias: el que te pida un favor un jefe de inteligencia de otro país, el que reclutes a una persona que te interesa, el que le des una cobertura que sea creíble...etc, es algo que se hace.

R.- ¿Por qué ha elegido ese escenario para situar la trama?

P.- Conozco muy bien Oriente Medio, he estado con reyes, presidentes, en sus palacios, en los campamentos de refugiados, he hablado con la gente...y pensé, ¿por qué rayos todas las novelas de espías tienen que ser anglosajonas e inventar mitos como James Bond que no tienen nada que ver con la realidad cuando nosotros tenemos un servicio de inteligencia que es muy digno y muy bueno?

De una forma lúdica intento también contar qué es lo que está pasando y por qué está pasando.

P.- Asís, el protagonista, se convierte en espía por accidente. ¿Es algo que ocurre?

R.- Claro que sí. Cuando estaba en el CNI se reían de mí porque puse un anuncio buscando gente que hablara tayiko y pastune. El Centro busca gente en la universidad, hackers, ingenieros...lo que necesita en cada momento.

P. ¿Cómo le gustaría que acogiesen la novela los espías?

R.- Con un poco de sentido del humor y que la vieran como un intento de explicar a la gente algo muy difícil: qué hace un servicio de inteligencia, cómo trabaja, cómo funciona. Son patriotas de verdad y se entregan con mucho sentido de estado por la seguridad de sus compatriotas. 

Teresa Díaz

VÍDEO | Las torturas tras el 11-S, el secreto mejor guardado de Estados Unidos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente