Detienen a diez opositores armenios tras unas protestas violentas contra el acuerdo en Nagorno Karabaj

Mariam HAROUTIOUNIAN
·3 min de lectura
Policías armenios detienen a un hombre durante una manifestación contra el acuerdo de alto el fuego con Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabaj, el 11 de noviembre de 2020 en Ereván, frente a la sede gubernamental

Detienen a diez opositores armenios tras unas protestas violentas contra el acuerdo en Nagorno Karabaj

Policías armenios detienen a un hombre durante una manifestación contra el acuerdo de alto el fuego con Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabaj, el 11 de noviembre de 2020 en Ereván, frente a la sede gubernamental

Diez figuras de la oposición armenia fueron detenidas el jueves por su presunta implicación en manifestaciones violentas en contra de la firma de Armenia de un acuerdo que consagra la victoria de Azerbaiyán en la región separatista de Nagorno Karabaj.

Según este texto, tras seis semanas de guerra por esta región separatista y los distritos de alrededor, Azerbaiyán conserva los territorios reconquistados, que estaban bajo control armenio desde principios de los años 1990. Una "traición", según los opositores al jefe del gobierno Nikol Pashinyan.

Cerca de 2.000 soldados de mantenimiento de la paz rusos serán desplegados para garantizar que se respeta el acuerdo y para asegurar la supervivencia de la república autoproclamada de Nagorno Karabaj.

Entre los detenidos el jueves en Ereván figuran el jefe de Armenia Próspera, Gaguik Tsarukyan, y representantes de la Federación Revolucionaria Armenia, del Partido Republicano así como del Partido de la Patria.

Según el servicio de investigación de la fiscalía, son sospechosos de "organización ilegal de desórdenes de masa violentos", un delito que se castiga con 10 años de cárcel.

La madrugada del martes, la sede del gobierno y el parlamento fueron invadidas y parcialmente saqueadas por cientos de manifestantes.

- "Persecuciones políticas" -

El miércoles tuvo lugar una manifestación sin que se dieran altercados graves y el jueves hay prevista otra protesta por la tarde, pese a la prohibición de reunión en virtud de la ley marcial impuesta desde finales de septiembre y al estallido de las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán.

"Consideramos esto como persecuciones políticas", reaccionó Lilit Galstyan, representante del partido Federación Revolucionaria Armenia.

Diversas formaciones de la oposición habían dado hasta el jueves a medianoche (20H00 GMT del miércoles) a Nikol Pashinyan para dimitir, un ultimátum rechazado por el gobierno, que defiende su decisión.

Según Pashinyan, este acuerdo "doloroso", firmado a petición del ejército y de responsables separatistas, permite, pese a las pérdidas de territorios, subsistir a una gran parte de Nagorno Karabaj. En caso contrario, Azerbaiyán, país más rico, mejor armado y apoyado por el enemigo Turquía, habría terminado por reconquistar la totalidad de la provincia, dejando miles de muertos más, argumentó.

Pashinyan acusó también a la protesta de estar dirigida por una oligarquía corrupta del antiguo régimen, derrocado en 2018 por una revolución popular que lo llevó al poder.

Antes del actual conflicto y la pandemia de coronavirus, Pashinyan era elogiado por haber logrado relanzar la economía con reformas y su lucha anticorrupción.

- Rusia y Turquía -

En el ámbito regional, el acuerdo de alto el fuego firmado con la mediación del presidente ruso Vladimir Putin, permite a Rusia consolidar su posición en el Cáucaso Sur, reforzando la dependencia de Armenia y desplegando por primera vez tropas en territorio azerbaiyano.

Turquía, gran apoyo de Bakú, también ganó en influencia y efectuará la observación de la aplicación de la tregua, aunque aún quedan por definir los límites de su acción.

Una delegación rusa viajará el viernes a Turquía para discutir sobre este control conjunto.

El acuerdo no prevé sin embargo ningún mecanismo de solución duradera de la cuestión de Nagorno Karabaj, que envenena la región desde la caída de la URSS.

El texto prevé la retrocesión a Bakú de siete distritos azerbaiyanos, una especia de zonas de seguridad que rodean Nagorno Karabaj. Azerbaiyán conserva también los territorios conquistados militarmente en el norte y el sur de la república separatista, en especial la ciudad estratégica de Shusha.

Las zonas que quedan bajo control armenios serán unidas a Armenia por el corredor de Lachin, una franja de tierra de 5 km, cuya seguridad será garantizada por Rusia.

mkh-im-alf/tbm/pz/bc/mar