Varios detenidos en México relacionados con la masacre de familias mormonas

Familiares y amigos asisten al funeral de las nueve personas víctimas de una masacre en el estado de Sonora (México). EFE/Luis Torres/Archivo

México, 1 dic (EFE).- La Fiscalía General de la República (FGR) de México informó este domingo sobre "la detención de varios individuos, presuntamente involucrados" en el homicidio de nueve integrantes, tres mujeres y seis niños, de una comunidad mormona el pasado 4 de noviembre en el estado de Sonora, noroeste del país.

Mediante un comunicado, la Fiscalía explicó que "en las primeras horas de este día en una labor conjunta y cumpliendo con órdenes de cateo obtenidas por la FGR de un juez especializado, se logró la detención de varios individuos, presuntamente involucrados en los hechos señalados".

En la nota no se precisó el número de detenidos, ni el lugar.

La detención se llevó a cabo con la participación del Ejército Mexicano, la Armada de México, de la Policía Federal Ministerial de la FGR, la Guardia Nacional y del Centro Nacional de Inteligencia.

Recordó que el Ejército Mexicano, en compañía de la Policía Federal Ministerial (PFM) habían detenido "a un presunto participante" en los hechos señalados, "obteniendo su arraigo e intervención de comunicaciones, con residencia en la Ciudad de México.

Explicó que el arraigo de dicho individuo y derivado de ello, y de otras acciones de investigación "se ha estado obteniendo información fundamental y pruebas que ya se han estado investigando".

La Fiscalía también recordó que agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) han participados en las indagatociones.

"De conformidad con los convenios y las solicitudes de colaboración gestionadas por la Secretaría de Relaciones Exteriores, miembros del FBI, en compañía de funcionarios y Agentes de la PFM de la FGR, han venido participando en las indagaciones", apuntó.

Se precisó que las aportaciones del FBI "serán consideradas en las actuaciones ministeriales a cargo de la propia FGR".

El 4 de noviembre un comando de sicarios atacó a las familias mormonas Miller, Langford y LeBarón dejando nueve víctimas mortales, -tres mujeres y seis niños- además de varios menores heridos, un caso que conmocionó al país por su nivel de violencia.

La masacre generó una nueva crisis diplomática entre México y Estados Unidos luego de las intervención del presidente Donald Trump, quien comunicó entonces su intención de designar a los carteles de la droga como organizaciones terroristas.

El 5 de noviembre Trump ya había ofrecido a México ayuda militar, pues consideró que era "el momento" de que este país librara "una guerra a los cárteles de la droga" hasta borrarlos.

En respuesta, López Obrador se limitó a decir "cooperación sí, intervencionismo no", entre ambos países.