Detenido en Francia Félicien Kabuga, uno de los acusados del genocidio de Ruanda

Uno de los fugitivos más buscados del planeta, Félicien Kabuga, considerado el "tesorero del genocidio ruandés", fue detenido el sábado cerca de París al cabo de 25 años de fuga, abriendo la vía a su proceso ante la justicia internacional.

De 84 años, Kabuga, que vivía en las afueras de la capital francesa bajo una falsa identidad, está acusado de haber creado las milicias Interahamwe, principal brazo armado del genocidio de 1994 que causó 800.000 muertos en Ruanda, según la ONU.

Es objeto de una orden de detención por el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), la estructura encargada de concluir la labor del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR).

Kabuga era uno de los principales acusados aún fugitivo, con Protais Mpiranya, que dirigía la guardia del presidente ruandés Juvénal Habyarimana, y el exministro de Defensa, Augustin Bizimana.

El octogenario está acusado de "genocidio", "incitación directa y pública a cometer genocidio" y "crímenes contra la humanidad" (persecuciones y exterminio).

Según el comunicado de las autoridades francesas, formaba parte de los "fugitivos más buscados en el mundo".

Su detención demuestra que "los responsables de genocidio pueden verse obligados a rendir cuentas, incluso 26 años después de sus crímenes", comentó el fiscal del MTPI, Serge Brammertz, en un comunicado.

Tras ser remitido a las autoridades judiciales, Kabuga fue encarcelado de forma preventiva. Será sometido a un procedimiento de extradición ante una cámara del Tribunal de Apelaciones de París, que decidirá sobre su entrega al MTPI en La Haya para ser juzgado.

"Su captura es verdaderamente bienvenida y un acto loable. Los supervivientes del genocidio de 1994 contra los tutsi se congratulan", declaró a la AFP el presidente de la asociación Ibuka ("Recuerda", en ruandés), Jean-Pierre Dusingizemungu, quien expresó sus deseos de que Kabuga "sea extraditado y juzgado en Ruanda, donde cometió los crímenes".

Por su parte, Jean-Damascène Bizimana, secretario general de la lucha contra el genocidio, consideró que el arresto de Kabuga "honró la memoria de las víctimas".

- Círculo de poder -

Kabuga --una de sus hijas estaba casada con un hijo del presidente Habyarimana-- formaba parte del círculo cercano a éste, cuyo asesinato, el 6 de abril de 1994, desencadenaría el genocidio.

Kabuga presidía la tristemente célebre Radio Televisión Libre de las Mil Colinas (RTLM), que difundió llamados a asesinar a los tutsi, y el Fondo de Defensa Nacional (FDN) que recolectaba "fondos" para financiar la logística y las armas de los milicianos hutus Interahamwe, según el acta de acusación del TPIR.

También está acusado de haber "ordenado a los empleados de su sociedad (...) importar un número impresionante de machetes a Ruanda en 1993", antes de hacerlos distribuir en abril de 1994 a los Interahamwe.

Kabuga fue detenido este sábado a las 6h30 en un edificio residencial de Asnières, cerca de la capital. Se hallaba con uno de sus hijos, que no fue detenido.

"Era un anciano al que le costaba caminar. Vivía ahí desde hace tres o cuatro años, era muy discreto. No hablaba, balbuceaba cuando se lo saludaba", declaró a la AFP Olivier Olsen, presidente de la comunidad del edificio.

Refugiado en Suiza en julio de 1994, y luego expulsado de este país, Kabuga se instaló temporalmente en Kinshasa y luego fue visto en julio de 1997 en Nairobi, donde escapó a una operación para detenerlo, y luego a otra en 2003, de acuerdo con la oenegé especializada TRIAL.

Según el comunicado de las autoridades francesas, también habría residido en Alemania y en Bélgica. Estados Unidos prometió una recompensa de hasta cinco millones de dólares por su captura.