Detenido en Londres el etarra Troitiño, excarcelado por la doctrina Parot

MADRID (Reuters) - La policía de Londres detuvo el jueves al histórico de ETA Antonio Troitiño, que tras quedar en libertad en Reino Unido en aplicación de la doctrina Parot en octubre pasado volvió a integrarse en la banda separatista, según el Ministerio del Interior español. La Audiencia Nacional había emitido en enero una orden de detención europea por un delito de "integración en organización terrorista" y otro de falsificación de documento oficial, según una nota del ministerio. "Diversos informes (policiales) han demostrado que, tras su puesta en libertad, se integró de nuevo en la estructura de la banda terrorista ETA, concretamente en el subaparato denominado IHESKO-Colectivo de Refugiados", dijo el ministerio. Troitiño, condenado a casi 2.000 años de prisión por más de 20 asesinatos, fue puesto en libertad en España en abril de 2011, seis años antes de lo previsto, cuando la Audiencia Nacional interpretó a su favor una doctrina del Tribunal Constitucional sobre el doble cómputo del tiempo pasado en prisión provisional. El Tribunal Supremo le aplicó luego la doctrina Parot, que hacía que los beneficios penitenciarios se aplicasen a cada una de las condenas, y la Audiencia emitió una orden de búsqueda que condujo a su detención en Londres en junio de 2012. Cuando en octubre pasado el Tribunal de Justicia de Estrasburgo derogó la doctrina Parot, Troitiño, alias "Antxon", quedó en libertad de nuevo, al igual que decenas de condenados por delitos de terrorismo y otros. El ahora detenido empezó su andadura en ETA en los años 80, siendo condenado como responsable de más de 20 asesinatos de la banda, entre otros los de los 12 agentes de la Guardia Civil que murieron en Madrid en 1986 en un atentado contra un autobús de la Guardia Civil. ETA anunció en octubre de 2011 que abandonaba la lucha armada, tras más de 40 años de violencia en la que ha causado más de 800 muertos para intentar lograr un País Vasco independiente. Pero el Gobierno español insiste en que no negociará con la banda y que ésta debe disolverse y entregar las armas.