Detenida una nueva sospechosa por el atentado frustrado contra Cristina Fernández

·3 min de lectura
© Reuters/Agustin Marcarian

En Buenos Aires detuvieron a Agustina García, quien según las investigaciones habría formado parte del intento de asesinato contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La sospechosa es amiga de la novia del atacante, los tres permanecen detenidos mientras se adelanta la búsqueda de más pruebas. Fernández denunció este martes que ha recibido nuevas amenazas de muerte en su contra.

Una nueva sospechosa fue detenida en Argentina por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La mujer fue detenida tras ser encontrada información en el teléfono móvil de la pareja del presunto autor del atentado, Fernando Sabag Montiel, según informaron medios locales como La Nación y Clarín.

Las investigaciones apuntan a que en la noche del 1 de septiembre Sabag Montiel fue quien apretó el gatillo al menos una vez, pero el arma no disparó, a pesar de que estaba cargada con cinco balas.

El hombre de 35 años es ciudadano brasileño y las fotos publicadas en sus redes sociales, ahora desactivadas, muestran que tendría tatuajes con símbolos nazis en brazos y manos.

La sospechosa, cuyo nombre es Agustina Díaz, según la agencia de noticias The Associated Press, es la tercera en ser detenida en las dos semanas que lleva la investigación y es acusada de pertenecer a la organización criminal que planeó el frustrado ataque y sería amiga íntima de Brenda Uliarte, la novia de Sabag.

Un funcionario que pidió anonimato debido a lo confidencial de la investigación comentó que "con lo que estamos conociendo hasta ahora, el papel que jugó Brenda cobra mayor relevancia".

Uliarte tenía guardado el teléfono de Agustina Díaz bajo el nombre de “amor de mi vida” y estuvo en contacto con ella antes y después del ataque y según las autoridades fue Díaz quien ayudó a escapar a Brenda.

Las autoridades intentan reconstruir el caso basándose en grabaciones de seguridad y las comunicaciones de los teléfonos móviles, además, quieren determinar si días antes había algún sospechoso cerca de la casa de la mandataria.

El intento de asesinato ha ocasionado un gran revuelo en la política de Argentina, que ya estaba bajo fuertes tensiones causadas por la profunda crisis económica y por los procesos judiciales que enfrenta la vicepresidenta por supuesta corrupción durante su gobierno.

Tras estas acusaciones la residencia de la vicepresidenta se encontraba abarrotada de seguidores días previos al ataque. Si Fernández es hallada culpable no podría ocupar de nuevo cargos públicos por el resto de su vida y podría enfrentar una condena de 12 años de prisión.

Fernández ha negado vehementemente las acusaciones y dice ser víctima de una persecución política que intenta sacarla de la vida pública.

Nuevas amenazas contra CFK

Según información de las autoridades, quien fuera presidenta durante 2007 a 2015, recibió una amenaza de muerte a través una llamada telefónica a la línea de emergencia 911. La comunicación se hizo desde la ciudad de La Plata y está bajo investigación, según informó el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

La llamada se realizó desde la ciudad de La Plata, a unos 70 kilómetros al sur de Buenos Aires, y "se está investigando", dijo el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. En adición han aumentado la seguridad de la mandataria y de su familia.

Fernández de Kirchner pidió ante la justicia ser parte del proceso del atentado como "acusadora privada respecto de toda otra persona cuya responsabilidad surja de la investigación".

Además, solicitó que sus abogados tengan acceso urgente al proceso.

Con AP, Reuters y EFE.