Detenida una joven en Tenerife tras simular su secuestro y exigirle a su madre 50.000 euros para su liberación

·2 min de lectura
Guardia Civil. (Photo: GUARDIA CIVILEuropa Press)
Guardia Civil. (Photo: GUARDIA CIVILEuropa Press)

Guardia Civil. (Photo: GUARDIA CIVILEuropa Press)

La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Santero’, ha detenido en Tenerife a cinco personas de una misma familia por extorsionar a una mujer simulando el secuestro de su hija, contando para ello con la participación de esta última.

Así, tras recibir un vídeo en el que la joven aparecía amordazada y con un cuchillo al cuello, la víctima retira de una entidad bancaria la cantidad de 50.000 euros para pagar la liberación de su hija.

En el vídeo, la hija y autora de la extorsión, aparece con manchas de sangre falsa en la cara, exigiendo el pago en efectivo, que debía ser entregado en un lugar concreto determinado por los presuntos secuestradores.

Paralelamente, los investigadores descubrieron que la víctima ya había sido engañada en al menos tres ocasiones anteriores, en las que había entregado la cantidad total de 45.000 euros, tras recibir tres cartas con amenazas contra la vida de su hija.

Por diversos motivos, los investigadores centraron sus pesquisas en el entorno más próximo a la joven presuntamente secuestrada, determinando la implicación en los hechos de la familia de su pareja sentimental.

Una vez analizada la información, se activó el protocolo de secuestro, contando con especialistas de la Unidad Central Operativa.

También se activó un módulo especial de intervención del GRS-8, que permaneció en alerta por si fuera necesaria su intervención para la liberación de la secuestrada, detalla la Guardia Civil en una nota.

Cuando los agentes descubrieron que la joven se encontraba en perfecto estado y no estaba privada de su libertad, fueron detenidos cinco personas por los ilícitos penales de simulación de delito y extorsión.

En el momento de la detención, la protagonista del vídeo y la familia de su pareja se encontraban en un salón de juegos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR