La detención de un niño palestino por parte de Israel que nadie entiende

La policía israelí está llevando a cabo una oleada de detenciones de ciudadanos palestinos tras el alto el fuego decretado hace cuatro días en la Franja de Gaza después de once de escalada bélica. Según Israel, los arrestados son los instigadores de los disturbios provocados en algunas manifestaciones y los acusan de vandalismo, incitación y ataques a la policía.

Evidentemente, los grupos que defienden los derechos de los palestinos no comparten el argumento de las autoridades israelíes y denuncian que se trata de una acción planificada contra más de 500 manifestantes con el objetivo de reprimir a la disidencia. La última oleada se ha llevado a cabo este lunes por la tarde y se ha saldado con el traslado de 74 palestinos a la comisaría.

Una de las detenciones que más ha llamado la atención y que nadie alcanza a comprender es la de un niño de tan solo 11 años. Se ha producido en el barrio de Beit Hanina de Jerusalén ante la presencia de sus hermanas, que lloraban desconsoladas ante los uniformados mientras se llevaban al pequeño, tal y como se puede apreciar en un vídeo difundido a través de las redes sociales.

Desde el grupo de derechos humanos Defence for Children International-Palestine indican que los colonos israelíes acusaban al chaval de arrojar piedras a las autoridades policiales, lo que habría motivado su detención, y añaden que fue puesto en libertad horas después.

Evidentemente, este hecho no ha pasado desapercibido en plataformas como Twitter y ha generado la indignación de la mayoría de los usuarios. Consideran que se trata de una actuación vergonzosa y desproporcionada y piden la intervención de las Naciones Unidas. Las imágenes llevan ya más de 2,3 millones de visualizaciones y miles de mensajes en las redes.

Las protestas de ciudadanos palestinos en Israel se iniciaron antes del conflicto bélico en Gaza y han continuado tras el alto el fuego a modo de denuncia. Según los medios locales, estas movilizaciones han derivado en alguna ocasión en enfrentamientos contra grupos de la extrema derecha.