Detectadas unas "extrañas" y "misteriosas" señales de radio procedentes de una galaxia muy lejana

Redacción El HuffPost
Imagen de archivo proporcionada por la NASA.

Suena a película de ciencia ficción, pero es real: un equipo de científicos liderado por Canadá ha detectado unas señales misteriosas que emanan "de una galaxia muy lejana". La naturaleza precisa y el origen de las explosiones de las ondas de radio es desconocida, según revela la investigación publicada en la revista Nature.

Los astrónomos han anunciado que han detectado más de una docena de las llamadas "ráfagas rápidas de radio", incluso una que se repite. Estas ráfagas FRB (sigla derivada del inglés por "Fast radio Burst) son cortos impulsos de ondas de radio, con mucha energía, pero que duran unos pocas milésimas de segundo.

Desde que se desveló su existencia, en 2007, intrigan a los astrofísicos. El fenómeno parece tener su origen lejos de la Vía Láctea y emiten, en milisegundos, tanta energía como el Sol en 10.000 años. Pero la naturaleza de esta fuente sigue siendo desconocida.

Las primeras FRB detectadas fueron fenómenos puntuales. Hasta hoy se han detectado unas 60. La mayoría de las teorías sobre su origen evocaban sucesos cataclísmicos que se saldaron con la destrucción de su fuente original, como la explosión de una estrella que crea una supernova o la fusión de dos estrellas de neutrones.

Pero, en 2012, se detectó una sucesión de FRB cuyo origen era el mismo a través del potente radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

Otros astrónomos han anunciado que se ha detectado actualmente una segunda serie de FRB.

Éstos afirman que se originan a unos 1.500 millones de años luz de la Tierra, y quizás provienen de un "cúmulo denso", como restos de una supernova, o de un punto cercano al agujero negro central de una galaxia, señala Cherry Ng, de la universidad de Toronto, Canadá.

Para los 50 científicos canadienses que participaron en esta detección, que es objeto de dos estudios publicados en la revista científica británica Nature, el descubrimiento de esta segunda serie de "ráfagas rápidas de radio"...

Sigue leyendo en El HuffPost