Detectan 3 biomarcadores vinculados al CCR con un nuevo método de diagnóstico

Agencia EFE
·4 min de lectura

Alicante, 15 nov (EFE).- La sinergia entre la Medicina y la Química ha dado como resultado un nuevo método no invasivo para el diagnóstico y prevención del cáncer colorrectal (CCR) que analiza los compuestos orgánicos volátiles de muestras de heces y que ha detectado, como dato importante, tres biomarcadores relacionados con este tumor.

El cáncer colorrectal tiene en la actualidad una incidencia alta en España, donde se diagnostican aproximadamente unos 25.000 nuevos casos al año. Se estima que una persona tiene un cinco por ciento de probabilidades de desarrollar este tumor -el segundo más mortal en nuestro país- a lo largo de su vida, en un porcentaje más elevado en hombres que en mujeres.

La metodología ahora desarrollada es fruto del trabajo conjunto de la Universidad de Alicante y el Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (ISABIAL) del Hospital General Universitario de Alicante, financiado mediante una línea investigadora de ISABIAL y un proyecto del programa Prometeo para grupos de investigación de excelencia de la Generalitat Valenciana (PROMETEO/2018/087).

Este innovador sistema, bajo solicitud de patente, utiliza una tecnología creada relativamente hace poco tiempo por el grupo de investigación de 'Espectroscopía atómica-masas y química analítica en condiciones extremas' de la Universidad de Alicante (UA) que sirve para hacer análisis de contaminantes en aguas de compuestos volátiles, empleando imanes y óxido de grafeno magnético.

"La pregunta que nos hicimos cuando empezamos el proyecto, hace ahora cuatro o cinco años, era si una persona con cáncer colorrectal o pólipos de colon pudiera generar un compuesto volátil que pudiéramos detectar con la instrumentación tan potente que tenemos en análisis químico", ha indicado a Efe el responsable de este grupo de investigación de la UA, Antonio Canals.

Los científicos vieron finalmente que sí era factible aplicar esa tecnología con la finalidad de desarrollar este nuevo método para el diagnóstico y prevención del cáncer colorrectal, para lo cual se han usado muestras de heces de pacientes con este tumor, de enfermos con pólipos adenomatosos (fase previa al tumor) y de personas sanas.

En comparación con el test de sangre oculta en heces inmunológico (FIT), el procedimiento ideado por la UA y el Hospital de Alicante, además de extraer, identificar y cuantificar los compuestos químicos de las heces, puede mejorar su sensibilidad (el diagnóstico efectivo de pacientes enfermos), según la doctora especialista en Biomedicina Miren Alustiza, que ha desarrollado este trabajo durante su tesis doctoral.

"Cuál fue nuestra sorpresa" tras los resultados de las analíticas que "vimos que hay tres compuestos químicos", denominados P-cresol, 1H-indol y 3(4H)-dibenzofuranona, que aparecían tanto en el grupo de sanos como en el de enfermos, pero a diferentes niveles, según ha revelado, a su vez, Canals.

Por su parte, tanto Alustiza como la profesora titular de la UA y miembro del citado grupo de investigación de la UA, Lorena Vidal, han concretado a Efe que los pacientes con cáncer colorrectal presentaban una concentración mayor de P-cresol y 3(4H)-dibenzofuranona respecto a los sanos e inferior de 1H-indol frente también a estos últimos.

"No sabemos con certeza la razón por la cual ambos compuestos volátiles están en mayor proporción en pacientes con cáncer de colon que en sanos, pero se barajan dos posibilidades", ha explicado a Efe el jefe del Servicio de Medicina Digestiva del Hospital General de Alicante, Rodrigo Jover, que también ha intervenido, junto con Canals, Vidal y Alustiza, en esta investigación.

Una es que "el propio tumor segregue sustancias que hagan incrementar esos compuestos" y la otra es que "este aumento de determinados compuestos volátiles puede estar relacionado con diferencias en la microbiota de los pacientes con cáncer respecto a los sanos", ha señalado Jover.

"Lo más probable es que sea un efecto de la microbiota, más que del propio tumor, pero no lo sabemos", ha apuntado.

Mientras, Alustiza ha especificado que el p-cresol es "un compuesto que se genera a partir de la degradación microbiana de aminoácidos aromáticos, como la tirosina o la fenilalanina. Sí se puede exponer como hipótesis que puede ser debido a cambios en la flora bacteriana, que estos pacientes tengan incrementadas bacterias que produzcan p-cresol", ha reseñado.

A su vez, Vidal ha explicado que un exceso del p-cresol puede deberse a que se absorben poco los aminoácidos aromáticos, porque la dieta es muy rica en proteínas o se está genéticamente más predispuesto a tener un tipo de cáncer, inflamaciones o alteraciones en la microbiota.

En cuanto a la 3(4H)-dibenzofuranona, Vidal ha subrayado que otro aspecto innovador del sistema desarrollado por la UA y el Hospital de Alicante es el hecho de que, hasta el momento, este compuesto (se origina de la oxidación del p-cresol y tiene efecto carcinogénico) no había sido identificado como posible biomarcador relacionado con el cáncer colorrectal o en pacientes que sufren de este tumor.

El nuevo método, de fácil manejo, debe ahora perfeccionarse (validar los resultados con otros grupos de pacientes) y puede incluso complementar otras estrategias ya existentes en la prevención y diagnóstico del cáncer colorrectal.

Guzmán Robador

(c) Agencia EFE