Los detalles que nos vuelven más atractivos, según estudios científicos

·4 min de lectura

De una u otra manera, todos buscamos la aceptación, buscamos ser parte de un grupo, queremos ser interesantes para otros. En definitiva, todos queremos agradar.

Más allá de contar con las características que corresponden a los parámetros de belleza que la sociedad siempre quiere imponer, hay algunos rasgos, gestos, aspectos y acciones que nos pueden sumar puntos en materia de atractivo. Y no se trata de apreciaciones subjetivas, sino de ciencia.

Además de las famosas proporciones áureas, de las que tanto se ha hablado en el mundo de las artes plásticas, la fotografía y la belleza en general y que solo algunas personas tienen, está ese “no se qué” difícil de describir que tienen otras y que no necesariamente son bellas. Algunos se han dedicado a estudiarlas y los hallazgos nos permiten incorporar algunas nuevas prácticas en pro de resultar un poco más irresistibles.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Secretos a voces

El estudio Human Facial Beauty, firmado por los biólogos Randy Thornhill y Steven W. Gangestad, autores del libro “La biología evolutiva de la sexualidad femenina humana”, arrojó que la simetría es un factor fundamental del atractivo. Lo más interesante es que esto se relaciona con la calidad de los genes con fines reproductivos. Algo que, evidentemente, no pensamos conscientemente al momento de sentirnos atraídos por alguien y menos mal porque sería muy raro decirle a alguien “eres muy simétrico… significa que tienes buenos genes”.

El olor corporal, así tal cual, como si de una especie salvaje se tratase, es también la base del atractivo. Un estudio de la Universidad Técnica de Dresde, Alemania, de 2016 explica que la histocompatibilidad (HLA), un código genético que se percibe a través del olfato, es fundamental para la atracción. Muchos animales buscan que este factor sea diferente al propio para poder garantizar mayor variedad y por tanto resistencia en la descendencia, y así también nos comportamos los humanos. “Demostramos en una gran muestra…que la disimilitud HLA se correlaciona con la pareja, la sexualidad y aumenta el deseo de procrear”, explican los investigadores en el resumen del trabajo. Es algo que no podemos determinar conscientemente, pero quizás usar un buen perfume y procurar oler siempre bien, ayude.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Una postura específica también puede influir en el atractivo femenino. Una investigación desarrollada por los doctores Darren Burke y Danielle Sulikowski, de la Universidad de New Castle, analizó la relación entre la fertilidad, la posición del rostro en fotografías y el atractivo físico. Por más sorprendente que parezca, las fotografías que resultaron más atractivas para los participantes de la investigación eran en las que los y las mujeres aparecían con una ligera inclinación de un lado y el mentón delicadamente hacia adelante. La guinda del pastel: la mayoría de las mujeres fotografiadas que tenían esta posición estaban en la etapa más fértil de su ciclo.

Por otra parte, las fotografías de hombres que resultaron más atractivas fueron aquellas en las que su cabeza estaba un poco inclinada hacia atrás... Ya sabes cómo debes aparecer en selfies, fotografías y videos, pero procuremos no vernos muy acartonadas porque la espontaneidad también tiene su encanto.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, en los ojos hay un punto atractivo, no en la mirada sino en lo blanco del ojo. Aunque no suene tan poético, la ciencia ha demostrado que lo blanco del ojo influye en la atracción del sexo opuesto. El resumen de la investigación realizada por especialistas de la Universidad de Maryland especifica que “la blancura de la esclerótica se une a otros signos como la piel lisa, el pelo largo y brillante, la simetría, la promedialidad y los rasgos sexualmente dimórficos como señales de salud, belleza y aptitud reproductiva”, mientras que la enrojecida se relaciona con tristeza y salud deficiente.

¡Nos diferenciamos por la sonrisa! Un estudio de la Universidad de British Columbia demostró que para las mujeres resultan mucho más atractivos los hombres con expresiones interesantes, serias, de orgullo. Mientras que los hombres se vieron más atraídos por las mujeres que irradiaban felicidad. Otro dato interesante es que las expresiones de vergüenza resultaron atractivas para ambos sexos.

En todo caso, lucir seguros de nosotros mismos, siendo auténticos y ayudándonos ajustando algunos de estos detalles probados podemos lograr una fórmula de éxito para resultar más atractivos.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Imagina que solo hubiera un género

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente