Desvelan qué se dijeron Harry, Guillermo y Kate durante este comentado momento

·2 min de lectura

Ha sido una de las escenas más comentadas del funeral de Isabel II: el príncipe Harry y Meghan Markle llegaron a la capilla de St. George junto al príncipe Guillermo y a Kate Middleton y a la hora de ir a tomar asiento los cuatro se pararon, dejándose pasar unos a otros.

El momento ha generado debate porque, según han señalado algunos, Kate ni siquiera miró a su cuñada cuando ésta pasó a escasos centímetros de ella. Y argumentan que es una prueba más de que la relación entre ambas es más que delicada.

Ahora, Jacqui Press, experta en leer labios, ha desvelado en el Daily Mail qué se dijeron en ese comentado momento. Y... no hay absolutamente nada fuera de la común.

En la escena se ve cómo Guillermo va primero y, al llegar a los asientos, se queda quieto, sin pasar. En ese momento aparece su hermano, que ve la actitud de Guillermo y le pregunta directamente: ”¿Pasamos nosotros primero?”.

Guillermo asiente con la cabeza, pero Kate Middleton no parece darse cuenta de la situación, así que su marido le hace un gesto para que deje pasar primero a la otra pareja.

“Déjalos pasar primero”, le pide, según afirma Press. Y su mujer asiente con un simple: “Ok”.

La capilla del castillo de Windsor albergó el último homenaje público a la reina Isabel II, fallecida el 8 de septiembre, en presencia de unos 800 invitados que despidieron a la difunta monarca en el mismo lugar donde se celebró el funeral por su marido, el príncipe Felipe.

Aquel funeral, marcado por las restricciones frente a la pandemia de COVID-19, brindó una imagen de soledad de la entonces reina, a la que este lunes Reino Unido ha ofrecido un último gran homenaje nacional, primero en la abadía de Westminster y luego en la capilla de San Jorge, en Windsor.

El féretro de Isabel II entró en el templo seguido de nuevo por los principales miembros de la familia real, entre ellos el rey Carlos III y su esposa, la reina consorte Camila. El deán de Windsor presidió una ceremonia puramente religiosa en la que también ha participado el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

Durante el acto, se retiraron los símbolos de la monarquía depositados sobre el féretro a excepción del estandarte real -la corona imperial, el orbe y el cetro-, para ser depositados repartidos sobre el altar.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR