"Todo está destruido": supervivientes de las históricas inundaciones en Pakistán

·3 min de lectura
© Reuters/Fayaz Aziz

En la pequeña aldea de Panjal Sheikh, en el sur de Pakistán, las lluvias torrenciales sin precedentes destruyeron las casas una por una e inundaron las tierras de cultivo, sumiendo a sus habitantes en la desesperación.

Tras dos semanas de lluvias incesantes, solo quedan paredes dañadas y montones de objetos flotando en charcos de agua marrón y barro gris.

Los habitantes de Panjal Sheikh, una localidad situada a menos de 25 kilómetros de las orillas del río Indo, que atraviesa el país de norte a sur, sufren las consecuencias de las lluvias monzónicas que afectaron a un tercio de Pakistán.

Las inundaciones, las peores de los últimos 30 años, según las autoridades, afectan desde junio a decenas de millones de paquistaníes, dejaron más de 1.000 muertos y destruyeron casi un millón de hogares.

"Cuando empezó a llover, todo empezó a ser destruido por todas partes", dijo el domingo a AFP Mukhtiar Ahmed, un residente de la ciudad.

"Cuando intentábamos salvar a los niños de una casa que se estaba derrumbando, otra casa se cayó y luego otra", dijo. "Todo el pueblo fue arrasado".

Pakistán experimenta con frecuencia fuertes lluvias durante la estación del monzón, que suele ir de junio a septiembre.

Las lluvias, a menudo destructivas, también son esenciales para el riego de los cultivos y la reconstitución de los recursos en agua.

Pero esta vez la magnitud de los daños no tiene precedentes en los últimos 30 años, dijo el primer ministro Shehbaz Sharif.

Las autoridades pakistaníes culpan de las lluvias al cambio climático, que está aumentando la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo.

"Un pueblo arrasado"

La potencia del mal tiempo sorprendió al jefe de la aldea de Panjal Sheikh, Ghulam Rasool, de 80 años.

"Oímos un ruido enorme de repente y no entendimos inmediatamente lo que estaba pasando", dijo el anciano que pensó que la casa de su hijo se había derrumbado y sus cuatro ocupantes habían muerto. En realidad era el sonido de torrentes de agua cayendo.

Salí corriendo con mi hija en brazos, cuando las paredes se derrumbaron al salir

Y mientras la familia intentaba en vano impedir que el agua invadiera sus tierras, la hija de Rasool dio a luz.

"Sentía dolores, pero tenía miedo de hablar de ello. Finalmente se lo conté a mi madre", dijo Naheed Sheikh, de 30 años.

Bajo una lluvia torrencial, su familia consiguió finalmente llevarla a un hospital en mal estado donde dio a luz por cesárea.

Pero el calvario de la mujer no terminó cuando volvió a casa. "Estaba medio dormida en mi habitación (...) cuando sentimos que la habitación se tambaleaba", dijo a la AFP. "Salí corriendo con mi hija en brazos, cuando las paredes se derrumbaron al salir", agregó.

Tras 13 días de lluvia, Ghulam Rasool pasea por lo que queda de la aldea, tropezando con montones de paja, pertenencias de la familia y con las pilas de leña con las que se ganaba la vida.

Ahora quiere derribar los frágiles muros que aún quedan en pie para que no caigan sobre la gente.

"Todo está destruido. Ni siquiera podemos cocinar", dijo. "Estamos sufriendo mucho y esperamos que alguien nos ayude".

Muchos supervivientes de las inundaciones como la que sufrió Panjal Sheikh se han desplazado a la cercana ciudad de Sukkur con la esperanza de recibir ayuda.

Algunos se refugiaron en tiendas de plástico a lo largo de una carretera, donde la multitud se abalanza cuando pasan camiones del ejército para distribuir sacos de trigo y tiendas de campaña.