El 'regalo' de los estudiantes confinados a su hotel de Mallorca: una factura llena de desperfectos

·3 min de lectura

El confinamiento en un hotel de Palma de decenas de jóvenes en viaje de estudios a la isla debido al macrobrote de coronavirus que sus actividades allí desencadenó y afecto a varias Comunidades Autónomas acaba de vivir un nuevo capítulo: el del balance de los daños ocasionados durante su estancia. Según el informe remitido por el Hotel Bellver al Govern balear, la cuenta de las reparaciones asciende a 1.820 euros, como informa El diario de Mallorca.

Decenas de estudiantes fueron confinados en este hotel tras el macrobrote desatado en Palma a raíz de los viajes de estudiantes a la isla. (Foto: REUTERS/Enrique Calvo)
Decenas de estudiantes fueron confinados en este hotel tras el macrobrote desatado en Palma a raíz de los viajes de estudiantes a la isla. (Foto: REUTERS/Enrique Calvo)

En el desglose de todas la reparaciones que la cadena Meliá, propietaria del mencionado hotel que acogió a los estudiantes, ha remitido y acompañado con imágenes de los desperfectos ocasionados se detallan todas y cada una de las actuaciones llevadas a cabo. Así, se menciona que se han tenido que pintar dos habitaciones enteras y un total de 22 terrazas en las que se observaron huellas de pisadas en las paredes y manchas de comida.

Además, ha sido necesario reparar las puertas de tres habitaciones que tenían grietas y arreglar el quicio de otra que había sido desencajado. Cierra esa enumeración de los daños la necesidad de sustituir una mesilla de noche, un espejo y la mampara de un baño que estaban rotas. Cada desperfecto ha sido acreditado con fotos y con la factura de lo que ha costado su reparación o sustitución. El desglose uno a uno no ha trascendido, pero desde Meliá sí que han confirmado a Última Hora que el total asciende a 1.820 euros.

El paso de los jóvenes por el Hotel Bellver fue polémico en muchos sentidos y acabó con el juzgado anulando la medida tomada por el Govern para controlar la expansión del coronavirus y autorizando el regreso a casa de los jóvenes tras las protestas de los mismos y de sus padres. Durante su estancia fueron muchas las noticias críticas que generó su comportamiento. No solo por no haber respetado las medidas provocando un brote, sino por las molestias generadas durante su confinamiento en el hotel a otros huéspedes en su misma situación.

A finales de junio, el diario italiano Il Corriere della Sera recogió el testimonio de un treintañero que compartía aislamiento con el grupo de estudiantes que aseguraba que les estaban haciendo “la vida imposible a los otros huéspedes”. Hablaba de gritos, de lanzamiento de comida, de música alta… y de como el “buen rollo” entre los confinados se había acabado con su llegada. “Tienen la música a todo volumen durante horas, tiran fruta por los balcones. Es muy difícil para los que están enfermos de verdad”, relataba.

La denuncia de algunos padres ante Justicia acabó con el juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de la capital balear sentenciando que los jóvenes no podías seguir confinados y que debían dejarles volver a casa. El Govern, que ha recurrido y recibió críticas por la idea de confinamientos forzosos, organizó su regreso a la Península en un barco reduciendo al mínimo el contacto con otras personas para evitar más contagios. Antes de que esta marcha autorizada judicialmente llegase hubo algunos que se saltaron el confinamiento y se fugaron. Dos de ellos lo hicieron de noche y con el apoyo de una conocida negacionista de la isla que les alentó a marcharse

EN VÍDEO | La animación gráfica más viral para concienciar del uso de las vacunas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente