Despedida con honores para el guardia civil atropellado mortalmente en Jerez

·3 min de lectura

Jerez de la Frontera (Cádiz), 30 may (EFE).- La catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz) ha acogido a primera hora de esta tarde el funeral por el guardia civil Agustín Cárdenas, despedido con honores tras fallecer en acto de servicio en la madrugada de este sábado al ser arrollado por un vehículo que se dio a la fuga y cuyo conductor dio positivo en consumo de cocaína.

Minutos antes del inicio de la eucaristía, el féretro con los restos mortales de Agustín Cárdenas, de 52 años, ha sido trasladado desde el Cabildo Viejo del Ayuntamiento de Jerez –donde se había instalado la capilla ardiente- en un coche fúnebre al que han seguido a pie familiares y allegados.

Ya en el Reducto de la catedral la presencia del féretro ha sido saludada con la interpretación de la marcha fúnebre ‘Mater mea’ a cargo de la Banda de Música del Tercio Sur de Infantería de San Fernando (Cádiz).

La eucaristía ha sido oficiada por el administrador diocesano de Asidonia-Jerez, Federico Mantaras, y además de familiares y amigos, al acto religioso han asistido el general jefe de la Guardia Civil de la Cuarta Zona en Andalucía, Alfonso Rodríguez, y el general jefe de la Comandancia de Cádiz, Jesús Núñez. La representación política ha estado encabezada por el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco; la delegada de la Junta de Andalucía en Cádiz, Ana Mestre, y la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez.

Posteriormente el féretro, cubierto con la bandera de España, ha abandonado la catedral avanzando por su nave principal, siendo despedido con honores en su regreso al coche fúnebre, momento en el que se han escuchado vítores a la Guardia Civil, en una jornada de luto oficial decretada a mediodía del sábado por la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez.

El agente fallecido era natural y vecino de Jerez y deja viuda, hija y tres nietos.

El suceso se produjo sobre las 03.00 horas del sábado cuando los ocupantes de un Renault Megane, con el conductor de 22 años y un copiloto de 17, huían de la Guardia Civil a más de 180 kilómetros por hora en la autovía A-381, que une Jerez y Los Barrios.

Según fuentes de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), los jóvenes pertenecen a redes vinculadas al narcotráfico y escaparon a toda velocidad de un control rutinario de verificación que se había dispuesto en la A-381 en sentido Jerez.

Se comunicaron los hechos a los compañeros de Jerez para se dispusieran controles en los accesos al casco urbano y de este modo se colocaron efectivos del instituto armado en la rotonda próxima a la Cartuja de Jerez y en la vía de acceso a la AP-4, en sentido Sevilla.

Los jóvenes se dirigieron hacia el primero de esos controles –ubicado en una carretera comarcal de doble sentido- a toda velocidad y evitaron el choque con el vehículo de la Guardia Civil impactando contra el agente fallecido. Tras el atropello mortal, el coche se estrelló de manera frontal contra otro vehículo, cuyos tres ocupantes resultaron heridos leves.

Poco después fueron detenidos por efectivos de la Policía Local de Jerez y trasladados a los calabozos de la Comandancia de la Guardia Civil en Cádiz, donde comenzaron a instruirse las diligencias.

(c) Agencia EFE