Desmontando el temor al gran apagón: por qué no tienes que comprar un kit de supervivencia

·7 min de lectura
Un trabajador en el campo de gas de Zarzaitine, a 1.600 kilómetros al sureste de Argel (Photo: Louafi Larbi via REUTERS)
Un trabajador en el campo de gas de Zarzaitine, a 1.600 kilómetros al sureste de Argel (Photo: Louafi Larbi via REUTERS)

Hace tan solo unas semanas, comenzaban a saltar todas las alertas con titulares que alertaban de la posibilidad de un gran apagón energético en Europa. Se iniciaba así un temor cuyo origen lleva el sello de ‘made in Austria’, el mismo país cuya ministra de Defensa está detrás de una campaña para prevenir a la población de un hipotético corte del suministro eléctrico de hasta 15 días. Klaudia Tanner llegó a plantear con rotundidad que “la cuestión no es si se producirá, sino cuándo”.

No obstante, la letra pequeña de ese “cuándo” no ha tenido tanto bombo. El informe anual sobre riesgos publicado por el departamento de Tanner apunta a un fallo eléctrico como la mayor crisis que tendrían que afrontar los austríacos, pero la previsión de los expertos es que suceda a lo largo de los próximos cinco años y no de forma inminente.

Sin embargo, el miedo traspasó las fronteras hasta llegar a España. Halló un terreno fértil en el que brotar, abonado por el temor de una ciudadanía que ha visto encarecerse la electricidad batiendo máximos históricos, sumado a conflictos internacionales como el que ha provocado el cierre de gasoducto de Argelia que atraviesa Marruecos, la crisis de las materias primas o la inminente llegada del invierno. Pero, ¿puede nuestro país sufrir un apagón de estas dimensiones? La respuesta es no y estas son las razones de lo que ya está siendo calificado como un bulo o gran labor de desinformación.

“España está bien preparada, tenemos mucha posibilidad de abastecernos fuera, tenemos muchas reservas”, explica a El HuffPost Gonzalo Escribano, director del Programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano, quien califica las alertas que han proliferado en Internet como “desinformación al máximo nivel”. El experto señala que el consenso entre los analistas y en el sector es que la probabilidad de ocurrencia es “bajísima”.

Escribano también aborda uno de los principales argumentos que sostienen el alarmismo del gran apagón, el reciente cierre del gasoducto Magreb-Europa. “Es posible que a nosotros nos vaya a faltar un poco de gas por el tubo que nos queda [el Medgaz], tendremos que traer por [buques] metaneros desde la propia Argelia”, indica el investigador, destacando que tener que complementar adquiriendo gas natural licuado solo supondría un problema de precios, de mayores costes. No obstante, eso no generaría una “crisis de suministros”.

Las diferencias fundamentales entre España y Austria

Otra de las claves por las que no se debe extrapolar la advertencia austriaca al escenario nacional es que, precisamente, España no es Austria. Gonzalo Escribano recuerda que la situación no se parece “absolutamente nada”. En este sentido, destaca que “en España tenemos seis centrales de gas natural licuado a la que nos pueden traer gas desde todo el mundo; Austria no tiene ni una”.

La situación de Austria y España no se parecen en nada, se parecen como un huevo a una castañaGonzalo Escribano, director del Programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano

Además, el país de Europa central tiene una altísima dependencia del gas ruso, mientras que para nosotros sólo supone un 10%. No es la única gran diferencia que recoge Escribano, puesto que Austria también depende mucho de la energía hidroeléctrica y una variabilidad en el clima podría influir. “La situación de Austria y España no se parece en nada, se parecen como un huevo a una castaña”, remarca, de una nación que, entre otras cosas, tampoco cuenta con salida al mar.

La fortaleza del sistema energético español

No obstante, si algo destaca Escribano es la fortaleza del sistema energético español, de sus infraestructuras y gestor, así como la diversificación de fuentes, donde las energías renovables juegan un papel fundamental. “Tenemos una compañía de gestión de red que es de las mejores del mundo”, ensalza sobre Red Eléctrica de España (REE).

Y, precisamente, tras consultar a REE, fuentes del organismo han reiterado el anuncio realizado en los últimos días. No existe “ningún indicio objetivo” de que pueda producirse un apagón y la capacidad de generación del sistema eléctrico español es de 107.088 megavatios, es decir, más del doble de cualquier pico de demanda que se haya producido hasta el momento.

El episodio más tenso que hemos vivido en los últimos años ha sido [la tormenta] Filomena y consumimos el [gas] equivalente a dos díasTeresa Ribera, ministra de Transición Ecológica

Lo cierto es que el temor a este supuesto apagón ha obligado a pronunciarse incluso al Gobierno. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, aseguró que España cuenta con reservas de gas natural para un período de entre 40 y 43 días. “El episodio más tenso que hemos vivido en los últimos años ha sido [la tormenta] Filomena y consumimos el [gas] equivalente a dos días”, puso como ejemplo.

En el peor de la casos, ni siquiera España podría verse afectada en gran medida por un supuesto efecto dominó provocada por la caída de la red eléctrica de algún país europeo. Esto lo detallaban desde el Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC) la pasada semana, explicando que la estructura del sistema eléctrico europeo se divide en zonas independientes entre sí para evitar un colapso. Además, el diseño de la red eléctrica está preparado para seguir funcionando aunque pierda completamente uno o dos sistemas.

¿Y un ciberataque?

Con todo, Gonzalo Escribano recuerda que un apagón no es algo que se puede descartar al 100%, pero desde luego no de la magnitud que se ha planteado en Austria, ni por los mismos motivos. El investigador pone el foco en el apagón que dejó sin luz a 80.000 personas en Ucrania en diciembre de 2015, achacado a un ciberataque de origen ruso.

No veo qué interés podría tener una potencia extranjera [en provocar un apagón en España]Gonzalo Escribano, director del Programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano

No obstante, apunta a que en el caso de España existe una legislación y unas estrategias de infraestructuras críticas que dificultarían lo que califica de una eventualidad que le produce “preocupación cero”.

“No veo qué interés podría tener una potencia extranjera [en provocar un apagón en España]”, destaca de una hipotética operación que requiere de muchas capacidades y recursos. A su juicio, incluso si se decidiese hacer, los piratas cibernéticos tendrían que enfrentarse a un mayor grado de preparación por parte de la compañía de gestión de red, así como de las distintas administraciones que contemplan todos los escenarios.

El verdadero apagón: la locura por abastecerse

Una de las principales consecuencias que ha provocado el miedo a un apagón energético ha sido el aumento de compras de productos para hacerle frente, incluso de una suerte de kits de supervivencia conformados por hornillos de campin gas, baterías o generadores. En algún caso, hasta de bombonas de butano, con la contradicción de que este elemento no depende del gas y sí del petróleo.

El secretario general de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, hace un llamamiento a la tranquilidad. “Somos conscientes de que es un rumor que se está extendiendo en la calle, que está llevando a determinada gente a hacer acopio de algunos tipos de productos para prevenir cómo estar iluminados o cómo poder cocinar ante un apagón”, explica a El HuffPost, concretando que no han recibido apenas consultas de consumidores sobre este tema.

Denota la enorme irresponsabilidad de quienes están lanzando el bulo, bien con intereses comerciales, bien con intereses políticosRubén Sánchez, secretario general de Facua

El responsable de Facua señala que siempre hay posibilidad de que se produzca un fallo, pero apunta a que no se ha identificado ninguna causa objetiva de que pueda ocurrir a corto o medio plazo. “Denota la enorme irresponsabilidad de quienes están lanzando el bulo, bien con intereses comerciales, bien con intereses políticos para presentar la idea de que en España el Gobierno no está preparado para lo que va a llegar, cuando realmente no va a llegar nada”, expresa Sánchez.

En este sentido, el también periodista establece un paralelismo con las escenas vistas durante el inicio del primer estado de alarma por la pandemia del coronavirus, “cuando muchísima gente compraba papel higiénico a expuertas como si fuera una epidemia de diarrea y no de otra cosa lo que se iba a producir”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente