En el desierto de Néguev muestran a Europa el camino a seguir para cultivar la vid

En el desierto de Néguev se superan fácilmente durante el verano los 40 grados y en invierno la media de las temperaturas se mantiene en torno a los 17. Además, las lluvias suelen ser muy escasas. Sin embargo, en esta zona árida del sur de Israel se cultiva la vid y su forma de hacerlo puede servir de ejemplo a los principales productores de vino de Europa y del mundo: Italia, Francia y España.

Las altas temperaturas y la falta de lluvias de este 2022 en Europa ha afectado a los viticultores. La vendimia se ha tenido que adelantar varias semanas para evitar que se pierda la cosecha, que se espera que sea menor que en años anteriores. El cambio climático hará que el calor intenso y la sequía sean cada vez más habituales y los agricultores tendrán que adaptarse.

Copiar las técnicas que se utilizan el desierto de Néguev podría ser una solución y, de hecho, enólogos franceses ya han viajado a la zona para conocer su manera de cultivar la vid en un terreno excesivamente seco y caluroso.

Más historias que te pueden interesar: