Entre Cataluña y Aragón se abre el desfiladero más maravilloso y desconocido

El Congost del Mont-rebei es un espacio natural de 600 hectáreas enclavado en la Serra del Montsec que se abre entre las provincias de Huesca y Lleida. Se trata de un paso vertiginoso que conecta Montfalcó, un núcleo deshabitado de la comarca oscense de la Ribagorza, con el desfiladero de Mont-rebei, en La Noguera, Lleida.

El recorrido transcurre entre pasos excavados en piedra, puentes volados y pasarelas de madera ancladas en la roca no aptas para cardíacos.

Así se puede ver en los vídeos compartidos en las redes por senderistas y amantes de la aventura. En ellos aparecen paredes verticales de hasta 500 metros de altura separadas únicamente por 20 metros de distancia en sus tramos más estrechos y angostos. Y todo ello en un entorno casi virgen en el que no hay ni un solo vestigio de civilización.

Esta es una ruta fascinante que comienza con el descenso de un sendero salpicado de pequeños miradores y requiebros que llega hasta la primera pasarela colgada y anclada en la pared de roca, uno de los grandes atractivos del camino pero también uno de los más peligrosos.

En este punto, hay que subir por unas escaleras y rampas estrechas con pasamanos de acero en las que tan solo cabe una persona, salvo en los descansillos que aparecen entre tramos.

Pero si esta pasarela no resulta lo suficientemente impactante, la segunda de ellas sí lo es. Esta consta de un ascenso de 291 escalones incrustados en la roca para salvar un desnivel de 83 metros de altura hasta la cumbre de la pared de roca.

El siguiente desafío es un pronunciado y accidentado descenso hasta el Congost del Siegué, que finaliza en un puente colgante de 35 metros de longitud que une el estrecho desfiladero. Este paso suspendido tiene un suelo de rejilla a través del cual se puede ver el agua del embalse que atraviesa, lo que le añade emoción al recorrido.

Acto seguido, hay que superar el ascenso hasta un mirador desde el que se puede ver el Mont-rebei. Es aquí donde la naturaleza más salvaje se abre paso y donde aparecen los quebrantahuesos, águilas reales, alimoches y halcones peregrinos que habitan el lugar.

Finalmente y tras dos horas de camino, el recorrido desemboca en el Congost del Mont-rebei , un desfiladero en el que hay un estrecho sendero de poco más de un metro excavado en la roca a 50 metros sobre el agua. Se trata de un enclave natural protegido con una vistas impresionantes que muchos consideran el desfiladero más espectacular de España.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente