Desesperación en el Mediterráneo francés por la invasión de cangrejo jaiba azul

·4 min de lectura

"Una máquina de guerra". Esto es, en esencia, la conclusión que uno extrae al leer las características del Callinectes sapidus", más conocido como jaiba azul. Este crustáceo, originario de la costa atlántica de Estados Unidos, desde Canadá hasta Argentina, ha hecho las maletas para colonizar otros entornos. El problema es que esta especie es especialmente invasiva. Y su presencia, cuando prolifera, amenaza el equilibrio de los ecosistemas existentes.

En Francia, los pescadores de anguilas del estanque de Canet, en el departamento meridional de los Pirineos Orientales, lo están experimentando con amargura. "Me da asco", dice Jean-Claude Pons, de pie en su pequeña embarcación, mientras levanta sus redes rebosantes de cangrejos azules, lo que podría significar el fin de las anguilas que lleva pescando aquí desde hace 40 años.

Con toda probabilidad, esta especie especialmente agresiva y voraz llegó a Europa en las bodegas de los barcos, cuando éstos vaciaban el agua de lastre. La presencia de este cangrejo, que debe su nombre a sus pinzas de color azul, ya se había observado en el Mediterráneo desde hace varios años, especialmente en España, en el delta del Ebro, o en Albania.

En el estanque de Canet, que en realidad es una laguna regada por el agua del mar Mediterráneo, los primeros reportes se remontan a 2017. Pero desde entonces, como en casi todas las zonas donde se habían observado algunos ejemplares, se ha producido una explosión. Para entender la magnitud del fenómeno, Jean-Claude Pons está capturando entre 500 y 2.000 cangrejos azules al día en agosto de 2021 ¡Frente a un ejemplar al día en 2018!

¿El rey de los crustáceos?

Con sus pinzas, el cangrejo azul puede cortar las redes de los pescadores e incluso un dedo si no se tiene cuidado. De adulto, puede crecer hasta 25 cm y pesar casi un kilo. También es un excelente nadador gracias a su último par de patas palmeadas. Pueden nadar hasta 15 kilómetros al día. ¿Y qué hay de sus capacidades reproductivas? Cada hembra puede poner más de 2 millones de huevos durante la temporada de cría de verano.

Omnívoro, este crustáceo se alimenta de todo tipo de especies: pequeños peces, moluscos, anfibios, insectos e incluso pequeños pájaros cuando puede atraparlos. Puede vivir en temperaturas que van de 3° a 35°, pero su agresividad aumenta por encima de los 15°. También caníbal, el cangrejo azul no duda en abalanzarse sobre sus congéneres para satisfacer su hambre.

Las lagunas y los estuarios son los entornos preferidos del cangrejo azul, con una profundidad máxima de 35 metros. En este sentido, el estanque de Canet cumple todos los requisitos. Si en la actualidad, la presencia del cangrejo, en masa, sólo está localizada en esta zona, otros sectores de similares características ya son preocupantes.

No muy lejos de allí, los ostricultores y mejilloneros del Etang de Leucate y los del Etang de Thau temen por sus cosechas. El cangrejo azul puede alimentarse de ostras y mejillones. Así, podría hacer tambalearse todo un tejido económico. Ante esta amenaza, ya se está organizando la respuesta, sobre todo con la colocación de trampas para atraparlos. Al contrario que en Estados Unidos, sus depredadores, principalmente el pulpo, no son lo suficientemente numerosos como para detener su expansión.

¿Cómo combatirlo?

Para intentar limitar su proliferación, las autoridades francesas han puesto en marcha una campaña de vigilancia en el Golfo de León. Pero la solución puede estar en los alimentos que consumimos. Si nos atenemos a la etimología del nombre del cangrejo, "sapidus" -en latín- significa sabroso. En Estados Unidos, el cangrejo es un plato famoso, especialmente en el estado de Maryland.

Francia podría tomar ejemplo de Túnez, donde otro cangrejo azul, el "Portunus segnis", originario de la región indopacífica, también ha causado estragos. Al igual que su primo americano, este cangrejo también es especialmente invasivo allí.

Tanto es así que los pescadores locales lo han apodado "Daesh", o Estado Islámico. Pero al igual que su primo americano, también es especialmente sabroso. Por lo tanto, se ha establecido una cadena de distribución, no sin dificultades. Comercializarlo es la única solución que han encontrado en los otros lugares en los que han aparecido especies de cangrejo azul invasoras como el Delta del Ebro o Albania.

¿Se convertirá algún día el cangrejo de pinzas azules en el cangrejo de pinzas doradas?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente