Desesperación a bordo del Geo Barents al impedir el Gobierno italiano el desembarco de 37 migrantes

Rabia y desesperación a bordo de un barco de rescate de migrantes atracado en Catania, Sicilia. La protesta estalló por la negativa del Gobierno italiano a dejar desembarcar a los que permanecen a bordo.

El Geo Barents, con 572 personas, llegó al puerto el domingo. Sólo se permitió desembarcar a familias y enfermos.

Este barco y otro, también de una ONG, el Humanity, han recibido la orden de abandonar Catania. Ambos se niegan a zarpar.

Alegría en cambio un tercer barco, el Rise Above. Tras varios días frente a la costa italiana, ha atracado en el puerto de Reggio Calabria. Las 98 personas han bajado a tierra. .

"Tiene varicela. No podemos bañarla de hace 10 días. No come, sólo llora. Tened piedad de este bebé" - se lamenta Moussa.

El recién instalado gobierno de Giorgia Meloni fue elegido con la promesa de adoptar una línea dura con los barcos de migrantes. Insiste en que los países cuya bandera enarbolan los barcos deben acoger a los pasajeros, lo que podría ponerlo en situación de colisión con otros gobiernos europeos. Mientras las condiciones se deterioran en los barcos que esperan en el mar, a los que están a bordo sólo les queda tener paciencia y confiar.