Desempleo e inflación: factores que complican las ventas en EE. UU. de cara a las festividades

Las ganancias de varias de las grandes minoristas estadounidenses estuvieron muy por debajo de lo esperado. Los índices inflacionarios altos hicieron presión en el bolsillo de las personas, haciendo que los precios de las compañías tuvieran que ser recortados de cara a una de las temporadas más importantes del año en términos económicos: la Navidad.

Las ventas de las grandes superficies de Estados Unidos no fueron positivas en el tercer trimestre de este año. Compañías como Target, Home Depot o Amazon registraron una disminución en sus ventas culpando a la elevada inflación del país, que a su vez aprieta el bolsillo de los ciudadanos y hace que estos disminuyan las compras de sus productos.

Las ganancias de la minorista de Minneapolis, Target, cayeron en un 52% entre julio y septiembre de este año y sus directivos empiezan a maniobrar con las cifras para no afectar las ventas de la temporada decembrina.

Los ejecutivos de la compañía anunciaron que pretenden ahorrar entre 2.000 y 3.000 millones de dólares en los próximos tres años y esperan que esta meta se cumpla sin recortes de costos o despidos masivos.

Para analizar el tema, Alberto Bernal León, Director de Estrategia Global de XP Investments habló con France 24 en español para entender el comportamiento de los compradores que se ve reflejado en los resultados financieros.

"Yo creo que lo que estamos viendo de los resultados de las grandes cadenas en Estados Unidos es bastante lógico. Realmente estamos viviendo todavía un escenario global que ninguno de nosotros pensó que fuese a ocurrir porque ninguno de nosotros había vivido una pandemia. Por esto, las familias en Estados Unidos utilizaron esa oportunidad para adelantar compras de bienes durables que normalmente no hubiesen hecho (televisores, muebles, electrodomésticos, etc.), la gente no gastaba en restaurantes y en viajes entonces tenía más dinero para gastar en bienes duraderos y lo que estamos viendo es la resaca de ese exceso (...) La verdad es que si uno se compró un televisor hace dos años uno no se comprar otro televisor nuevo en este momento", explicó Bernal.

Y es que la inflación de la primera economía del mundo ha sido una de las principales razones para que los analistas no puedan descifrar qué sucederá en el último trimestre del año. Los estadounidenses están consumiendo lo estrictamente necesario y las grandes compañías reducen su inversión para esta temporada.

En contraste, la tasa de inflación de EE. UU. en octubre se ubicó por debajo de lo esperado hasta un 7,7% interanual frente al 8,2% que se registró en septiembre. Una pequeña victoria que el presidente Joe Biden no demoró en celebrar pero que los economistas aseguran debe tomarse con cautela.

A este panorama se le suma el de las vacantes laborales. Este año el país llegó a lo que muchos expertos denominaron como ‘la gran renuncia’, haciendo alusión a la cantidad de vacantes disponibles frente a la poca demanda del mercado.

“En Estados Unidos todavía hay 10 millones de vacantes de empleo abiertas, que no consiguen gente para trabajar, entonces yo pienso que se van a disminuir esas opciones, las empresas están quitando ofertas de empleo, hay otras que están despidiendo, pero creo que comenzamos en un extremo de nivel de empleabilidad, por lo tanto, esa disminución de empleo va a generar problema en algunas familias, pero va a ser diferente con lo que se vio durante la pandemia o en la crisis de 2008”, dijo en entrevista Alberto Bernal.

Y es que precisamente este es otro de los factores que tendrán que ser analizados durante los próximos meses por los expertos, pues después de la temporada decembrina y tras los efectos de la pandemia, de la guerra en Ucrania y de la inflación, se espera que el grupo de personas desempleadas regresen a los trabajos que todavía siguen disponibles.

“El 22% de los jóvenes de Estados Unidos entre 18 y 24 años no están ni estudiando ni trabajando ¿Qué está pasando con esas personas? No tengo ni la menor idea, yo no sé qué están haciendo esas personas. No sé si están jugando Xbox, viendo Netflix, si están haciendo 'trading', no tengo ni la menor idea de qué están haciendo esas personas, pero como analista lo único que yo puedo pronosticar y pensar es que esas personas eventualmente se van a quedar sin dinero y van a tener que regresar a la fuerza laboral”.

Entretanto, las grandes tecnológicas como Amazon, Twitter y Meta, adelantaron despidos masivos debido a los rendimientos regulares de la compañía.

Con AP