Descubren un medicamento que ayuda a que los dientes se regeneren

·3 min de lectura
Descubren un medicamento que ayuda a que los dientes se regeneren

A nadie – bueno, digamos a casi nadie, que de todo hay en el mundo – le gusta ir al dentista. Si nos lo pudiésemos evitar, lo haríamos; y de hecho mucha gente lo evita más de lo que debería. Por eso resulta tan interesante lo que se explica en este artículo: que un medicamento, desarrollado en principio para luchar contra el Alzheimer, hace que se reconstruya nuestra dentina, una de las capas de los dientes.

Eso sí, aunque el diente se regenere – en parte, ahora pasamos a explicarlo – esto no nos evita tener que ir al dentista. Hace falta que un profesional aplique el medicamento, y también hace falta limpiar la zona dañada, la caries, de todos los restos anteriores. Pero al menos, ya no habrá que usar productos artificiales para reparar los dientes.

Bien, vamos con el detalle. Hace unos años, en este estudio, se explicaban las sospechas que se tenían sobre el Tideglusib, un medicamento contra el Alzheimer. La glucógeno sintetasa quinasa 3 – o GSK-3 por sus siglas en inglés – conseguía que una de las capas del diente se regenerase, cerrando las caries que ya existían.

Los dientes están formados por tres capas. La más externa es el esmalte, formado por un mineral duro que recubre y protege al diente. La siguiente capa es la dentina, también muy duro pero menos que el esmalte, y es el compone la mayoría del diente. Y por último la capa interna, o pulpa dentaria, donde se alojan los nervios, vasos sanguíneos y demás tejidos blandos.

El GSK-3 actúa sobre la dentina, consiguiendo que se regenere de manera natural. Hasta ahora, lo que se hacía era cubrir la dentina que se había perdido con un material artificial, para evitar que las bacterias pudiesen llegar hasta la pulpa.

Suena bien, ¿verdad? Todo lo que sea recuperar la funcionalidad perdida de partes de nuestro cuerpo es mejor opción que una estructura artificial. Pero, para eso, la composición de la dentina formada gracias al Tideglusib tiene que ser similar, si no exactamente igual, a la que había antes.

Esto es lo que se demuestra en el artículo del que hablábamos al principio: que el Tideglusib promueve el crecimiento y la activación de las células totipotentes – no son exactamente células madre, pero casi – de la dentina, consiguiendo que el tejido que se forma sea muy similar al anterior. De hecho, las diferencias son mínimas y no afectan a la funcionalidad.

Y lo hacen en volúmenes amplios. El efecto del Tideglusib afecta a una superficie hasta diez veces superior a aquella donde se aplica. Es decir, un poco de producto cubre caries de gran tamaño.

Las buenas noticias, por desgracia, se acaban aquí. Y empiezan los problemas. El primero es que el producto hay que aplicarlo en las zonas afectadas. En el resto no hace nada, ni bueno ni malo. Por eso decíamos que seguía haciendo falta un profesional.

El segundo es que sólo actúa en la zona de la pulpa en contacto con la corona. Para entendernos, sólo ayudaría a recuperar y generar dentina en la zona cubierta por esmalte. Si las encías se retraen, algo muy habitual con la edad – y con el consumo de tabaco, café, alcohol y otras muchas sustancias – el Tideglusib no ayuda a generar dentina y por lo tanto a proteger esas zonas.

Pero es una solución simple y costo-efectiva para recuperar los dientes, que no es ninguna mala noticia

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente