Descubierto el misterio de las arañas comedoras de pájaros

Avicularia avicularia.
Credit: Rogério Bertani

Una araña que come pájaros no pasa desapercibida. A nadie se le va a escapar semejante espectáculo. El problema es que igual ese espectáculo hace que se confundan las cosas y se llame “araña comepájaros” a cosas que no lo son. Que es lo que lleva ocurriendo unos 200 años, y a lo que un artículo reciente pone solución.

Pero, ¿qué es exactamente lo que ocurre? La historia comienza a principios del siglo XVIII, poco antes de que los naturalistas se pusiesen de acuerdo en un sistema para nombrar a las especies. Antes de Linneo, para entendernos.

[Te puede interesar: Descubiertas dos especies nuevas de araña en un hábitat curioso]

Las descripciones de las especies se basaban, en aquella época, en largos textos y dibujos realizados a mano. Y una naturalistas, María Sibylla Merian, realizó una ilustración de una araña capturando un ave, a partir de una escena real que presenció.

Poco después llegó Carlos Linneo con su sistema de nomenclatura, que es el que empleamos hoy en día. Y entre las muchísimas especies que describió y nombró, se encontraba la “araña devora-pájaros”, que recibió el nombre científico de Aranea avicularia araña comepájaros en latín. Algo más tarde pasó a Avicularia sp.

Hasta aquí todo correcto. Salvo por un pequeño detalle, nada excepcional para aquella época. Para su descripción, Linneo utilizó los ejemplares que le proporcionaron… que resultaron ser un batiburrillo de especies, todas cercanas y relacionadas. Pero no una única especie.

[Te puede interesar: Los científicos ponen orden en las mariposas]

Como las características estaban muy mezcladas, y aún se estaba a muchos años de los dos grandes descubrimientos de la Biología moderna – la genética yla teoría de la evolución por selección natural – se incluyeron en el mismo grupo a todas las arañas que tenía características similares. Y poco a poco se fueron acumulando especies, hasta que el género Avicularia se juntó con 49 especies.

Ya desde los inicios esta clasificación daba problemas. Muchos investigadores se dieron cuenta de que era un cajón de sastre, donde cabían muchas cosas distintas. Pero nadie tuvo el impulso – o se le concedió el tiempo necesario – para poner orden entre estas arañas.

Esto es precisamente a lo que se ha dedicado el equipo de investigadores para su artículo. Han recopilado tanto información de colecciones y museos, como muestras nuevas de arañas. Y han realizado un análisis pormenorizado tanto de características anatómicas como ecológicas y genéticas.

[Te puede interesar: El tamaño marca la personalidad de las arañas sociales]

Lo que han encontrado es curioso. De las 49 especies distintas que se habían descrito, muchas sobraban. Después de un trabajo intenso, han podido concluir que se trata de doce especies nada más. Y de estas doce, tres son completamente nuevas.

Pero si el número de especies ha disminuido, con los géneros ha pasado lo contrario. Como comentábamos antes, Avicularia era un cajón de sastre, donde cabía todo. En realidad, como era de esperar, se trata de varios géneros distintos, todos con sus características propias. En concreto, tres segregados y completamente diferenciados.

Y en cuanto a comer pájaros… sólo una de las especies de “arañas comepájaros” sigue esta dieta. De hecho, las ilustraciones originales se refieren a una de las nuevas especies, la que depreda sobre aves. Y en honor a la naturalista que la describió recibe el nombre de Avicularia merianae, la auténtica devoradora de aves.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines