Descubierta la causa de la primera extinción masiva en la Tierra

Impresión fósil en Australia. (Photo: SCOTT EVANSEuropa Press)
Impresión fósil en Australia. (Photo: SCOTT EVANSEuropa Press)

Impresión fósil en Australia. (Photo: SCOTT EVANSEuropa Press)

Una nueva razón para tomar el cambio climático más en serio aún. Un nuevo estudio realizado por geobiólogos de Virginia Tech atribuye la primera extinción masiva de animales conocida a la disminución de la disponibilidad global de oxígeno. Estos días se celebra en El Cairo la COP27, que persigue un nuevo acuerdo mundial contra los efectos que está teniendo la destrucción del medio natural.

La investigación, publicada en PNAS, se refiere a la pérdida de un 80 por ciento de los animales presentes cerca del final del Período Ediacárico hace unos 550 millones de años.

“Esto incluyó la pérdida de muchos tipos diferentes de animales, sin embargo, aquellos cuyos planes corporales y comportamientos indican que dependían de cantidades significativas de oxígeno parecen haber sido particularmente afectados”, dijo en un comunicado Scott Evans, investigador postdoctoral en el Departamento de Geociencias y autor del estudio. “Esto sugiere que el evento de extinción fue controlado ambientalmente, al igual que todas las demás extinciones masivas en el registro geológico”.

Los cambios ambientales, como el calentamiento global y los eventos de desoxigenación pueden provocar la extinción masiva de animales

“Los cambios ambientales, como el calentamiento global y los eventos de desoxigenación, pueden provocar la extinción masiva de animales y una profunda alteración y reorganización del ecosistema”, dijo el coautor Shuhai Xiao, profesor de Geociencias.

“Esto se ha demostrado repetidamente en el estudio de la historia de la Tierra, incluido este trabajo sobre la primera extinción documentada en el registro fósil. Este estudio nos informa sobre el impacto a largo plazo de los cambios ambientales actuales en la biosfera”, expresó Xiao.

¿Qué causó exactamente la caída del oxígeno global? Eso todavía está en debate. “La respuesta corta a cómo sucedió esto es que realmente no lo sabemos”, dijo Evans. “Podría ser cualquier número y combinación de erupciones volcánicas, movimiento de placas tectónicas o impacto de un asteroide, pero lo que vemos es que los animales que se extinguen parecen estar respondiendo a la disminución de la disponibilidad global de oxígeno”.

En un estudio no relacionado, los científicos de Virginia Tech descubrieron recientemente que la anoxia, la pérdida de disponibilidad de oxígeno, está afectando las aguas dulces del mundo. ¿La causa? El calentamiento de las aguas provocado por el cambio climático y el exceso de escorrentía contaminante del uso de la tierra.

El calentamiento de las aguas disminuye la capacidad del agua dulce para retener oxígeno, mientras que la descomposición de los nutrientes en la escorrentía por parte de los microbios de agua dulce engulle el oxígeno.

Esta nueva y primera extinción masiva de animales fue causada por un gran cambio climático

“Nuestro estudio muestra que, al igual que con todas las demás extinciones masivas en el pasado de la Tierra, esta nueva y primera extinción masiva de animales fue causada por un gran cambio climático, otra más en una larga lista de historias de advertencia que demuestran los peligros de nuestra actual crisis climática para la vida animal”, dijo Evans, quien es becario de geobiología del Instituto Agouron.

El período Ediacárico abarcó aproximadamente 96 millones de años, delimitado a ambos lados por el final del Período Criogénico, hace 635 millones de años, y el comienzo del Período Cámbrico, hace 539 millones de años. El evento de extinción se produce justo antes de una ruptura significativa en el registro geológico, desde el Eón Proterozoico hasta el Eón Fanerozoico.

Otras extinciones masivas

Hay cinco extinciones masivas conocidas que se destacan en la historia de los animales, las “Cinco Grandes”, según Xiao, incluida la Extinción del Ordovícico-Silúrico (hace 440 millones de años), la Extinción del Devónico tardío (hace 370 millones de años), la Extinción Pérmico-Triásico (hace 250 millones de años), Extinción Triásico-Jurásico (hace 200 millones de años) y Extinción Cretácico-Paleógeno (hace 65 millones de años).

“Las extinciones masivas son bien reconocidas como pasos significativos en la trayectoria evolutiva de la vida en este planeta”, escribieron Evans y su equipo en el estudio. Cualquiera que sea la causa instigadora de la extinción masiva, el resultado fueron múltiples cambios importantes en las condiciones ambientales.

“En particular, encontramos apoyo para la disminución de la disponibilidad global de oxígeno como el mecanismo responsable de esta extinción. Esto sugiere que los controles abióticos han tenido un impacto significativo en los patrones de diversidad a lo largo de los más de 570 millones de años de historia de los animales en este planeta”, escribieron los autores.

Las huellas fósiles en la roca les dicen a los investigadores cómo se habrían visto las criaturas que perecieron en este evento de extinción. Y se veían, en palabras de Evans, “raros”.

“Estos organismos ocurren tan temprano en la historia evolutiva de los animales que en muchos casos parecen estar experimentando con diferentes formas de construir cuerpos multicelulares grandes, a veces móviles”, dijo Evans. “Hay muchas maneras de recrear cómo se ven, pero la moraleja es que antes de esta extinción, los fósiles que encontramos a menudo no encajan bien en las formas en que clasificamos a los animales hoy en día. Esencialmente, esta extinción puede haber ayudado a allanar el camino para la evolución de los animales tal y como la conocemos”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información