El descenso de la inmunidad podría empeorar la temporada de la gripe

·4 min de lectura

Madrid, 12 oct (EFE).- Las medidas de protección ante la covid-19 causaron una drástica caída de la circulación de la gripe el pasado invierno, lo que podría traducirse en una pérdida de la inmunidad adquirida a nivel de grupo y en una mayor susceptibilidad a esta enfermedad.

Así, la próxima temporada de gripe, que alcanzará su pico hacia finales de enero, podría empezar antes y con más casos, aunque es difícil hacer previsiones, y por ello la principal recomendación para los grupos de riesgo sigue siendo ponerse la vacuna, que se puede administrar a la vez que la de la covid-19.

El año pasado "prácticamente no hubo casos de gripe". En una temporada normal se dan entre 250 y 300 por cada 100.000 habitantes por semana y en la pasada temporada "la raya rozó el cero absoluto, fue una diferencia abismal", dice Efe el responsable científico del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, Iván Sanz.

Al no haber habido casi circulación del virus durante casi dos años nuestra inmunidad baja y podemos ser más fácilmente susceptibles. Es "biología pura y ahorro del cuerpo, que no puede mantener constantemente unos niveles de anticuerpos altísimos porque es muy costoso biológicamente".

Pero agrega que hay que mirarlo desde un punto de vista poblacional, no individual, porque al final lo que disminuye es la inmunidad de grupo.

Si no nos hemos expuesto a la gripe desde hace casi dos años, porque ni nos hemos contagiado ni vacunado, al final, -indica- "disminuye la inmunidad a nivel de grupo, lo que propicia que haya más infecciones".

Además, cita una investigación estadounidense, la cual señala que tras un invierno cálido las siguientes epidemias de gripe, en un 72 %, "empezaban antes, tardaban más en terminar y producían muchísimos más casos de lo habitual, porque se perdía la inmunidad de un año para otro, ya que el virus sigue evolucionando".

El equipo de Sanz publicó el pasado julio un estudio partiendo de esta hipótesis. En este caso, en que no ha habido nada de gripe, se puede esperar "algo similar".

La posibilidad de una peor temporada de gripe es uno de los escenarios, pero "está muy condicionado" por muchos factores, indica, por su parte, Jaime Jesús Pérez, de la Asociación Española de Vacunología.

Entre ellos, recuerda que el año pasado fue en el que más se vacunó la población, un 10 % más, y este año hay que conseguir que todas las personas de riesgo o la mayoría lo hagan.

Además, aunque las medidas frente a la covid-19 no van a ser "tan extremas" como el invierno pasado, la mascarilla se sigue usando en interiores, se mantiene la recomendación de guardar la distancia y los niños en los colegios, que "son los que mueven la epidemia de gripe, van a seguir prácticamente con las mismas medidas".

Pérez considera que es "muy difícil hacer previsiones", porque si en algún momento se autoriza la vacunación contra la covid-19 a los menores de doce años y se relajan las actuales medidas, eso repercutiría en otros virus respiratorios.

"Son todo una serie de incertidumbres sobre lo que va a pasar", dice, pero lo que tiene claro es que la mejor manera de luchar contra la gripe es vacunándose si se es grupo de riesgo.

La vacuna de la gripe se formula tomando como base las muestras identificadas en la temporada precedente en todo el mundo, para ver hacia dónde se dirige el virus, "en el sentido genético y evolutivo", y al final se seleccionan las cepas más representativas, explica Sanz.

Este año se han identificado "muchísimas menos", debido a su baja circulación y puede ser que la evolución del virus "haya generado variantes que no son lo más parecidas exactamente" a las que han puesto en la vacuna.

Sin embargo, destaca que "se parezca más o menos" el virus de la vacuna al que circule, siempre se ha visto que esta aumenta los anticuerpos, por eso "vacuna que algo queda".

Esta será la primera vez que la vacunación contra la gripe coincida con la del coronavirus para aquellos que aún no han completado la pauta y los grupos que este mes empezarán a recibir una tercera de refuerzo.

No hay ningún problema en que ambas se administren a la vez, dice Sanz: "No hace que el sistema inmunitario funcione peor, ni que vayamos a estar peor", pues los posibles efectos secundarios "no se duplican".

Con el virus de la gripe y el de la covid-19 circulando juntos se puede temer al riesgo de cogerlos a la vez, pero se trata de una posibilidad "muy rara", señala Pérez, y, si se tiene la vacuna para ambas, la coinfección sería aún más infrecuente.

Además, ambos "se excluyen un poco entre sí" -precisa Sanz-, cuando la covid infecta "parece que a la gripe le cuesta un poco más entrar", aunque si logra hacerlo, la coinfección es en general peor que si se pasan por separado.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente