El desastre del Estadio de Furiani en la isla francesa de Córcega, 30 años después

El 5 de mayo de 1992, en la isla francesa de Córcega, el club de fútbol Bastia recibía al Marsella en una semifinal de la Copa de Francia. Pero lo que debería haber sido una celebración se convirtió en una pesadilla. Menos de 10 minutos antes del inicio del partido se derrumbó la parte superior de la grada temporal de metal que se había instalado para duplicar la capacidad del estadio Furiani. Cientos de personas cayeron decenas de metros al suelo, dejando 19 muertos y más de 2.300 heridos.

Furiani sigue siendo el peor desastre deportivo en la historia de Francia. El caso llegó a los tribunales en 1995. Los implicados fueron condenados a hasta dos años de cárcel, aunque la mayoría de las penas fueron posteriormente reducidas o suspendidas. 30 años después, ¿qué ha sido de los atrapados en la tragedia? ¿Se han curado las cicatrices? ¿Qué se ha hecho para garantizar que un accidente así nunca vuelva a ocurrir?