El desastre de Arabia Saudí con el coronavirus por priorizar el Ramadán al control de contagios

La mayoría de países europeos ya han sido capaces de doblegar la curva de contagios del coronavirus y presentan estas últimas semanas muchos menos infectados y víctimas por la pandemia. Sin embargo, hay otros lugares en el mundo que aún no han alcanzado el pico de contagiados.

Es por ejemplo el caso de Arabia Saudí, que en este mes de mayo está presentando sus cifras más altas. Detrás de estos malos datos está una estrategia de contención que se está revelando como desacertada.

Las celebraciones de Ramadán en Arabia Saudí han hecho que se relaje el confinamiento.(Photo by STR/AFP via Getty Images)

A día 21 de mayo, el país presenta 62.545 infectados y 339 muertes. Números muy alejados de Estados Unidos, Reino Unido o España, lugares que se han visto muy afectados por la pandemia. Pero las cifras en la nación del golfo Pérsico podrían subir considerablemente en las próximas semanas a tenor de la evolución del virus en el territorio.

Desde el pasado 14 de mayo Arabia Saudí tiene más de 2.000 contagiados diarios. Tal y como se observa en el gráfico, los infectados han aumentado rápidamente en menos de un mes, con máximos crecientes. De los 200 de principios de abril se pasó a los 1.000 de mediados de mes y a los casi 3.000 que se alcanzaron el 16 de mayo.

Cifra creciente de contagios diarios en Arabia Saudí (Worldometers.info).

A estos datos se añade el hecho de que no se están haciendo muchos test, ya que hasta ahora se han realizado algo más de 600.000, lo que supone 18,3 por millón de habitantes, lejos de las cifras de Estados Unidos (42,8), España (64,9) o Italia (52,4). La realidad es que podría haber todavía muchos casos ocultos que no se están pudiendo identificar, lo que agravaría aún más la propagación de la pandemia.

Viendo las cifras de contagio conviene analizar cómo es posible que el virus haya podido extenderse de esa manera durante el mes de mayo. El motivo principal es la gestión que han hecho las autoridades del COVID-19.

Una gestión errática

El pasado 23 de marzo, cuando el país solo contaba con 511 casos, se decidió decretar un toque de queda de tres semanas entre las 7 de la mañana y las 6 de la tarde para contener al coronavirus. La decisión llegó después de que el Gobierno cerrara las fronteras y suspendiera durante 15 días el tráfico aéreo, así como vuelos nacionales y servicios de taxi y autobús.

Los casos seguían creciendo en el mundo, por lo que el 29 de marzo Arabia Saudí, ya con 1.299 casos, decidió imponer más medidas restrictivas cerrando oficinas y negocios y esterilizando las calles.

Sin embargo, la llegada del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes, cambió la situación. En esas fechas suelen ser frecuentes las reuniones familiares y con amigos para comer juntos después del ayuno.

Debido a la importancia social que tiene esta festividad, el país decidió relajar las medidas restrictivas. Desde el 24 de abril la gente podía salir a la calle entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde y reabrieron algunas tiendas y centros comerciales, aunque se mantenían cerrados restaurantes, salas de cine o salones de belleza. En el momento de decretar estas medidas de relajamiento, Arabia Saudí contaba con 1.000 contagiados diarios y desde ese momento se han multiplicado casi por tres.

Desde la relajación de las medidas por Ramadán, los contagios han aumentado en Arabia Saudí. (Photo by FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images)

El 7 de mayo, tras el repunte de contagios, el país anunció que prohibía las reuniones entre familias y con amigos de todo tipo que implicaran que se juntasen más de cinco personas en un mismo lugar. Así, las celebraciones de Ramadán quedaban reducidas al núcleo más familiar e íntimo. Los casos sin embargo no dejaban de subir y el 14 de mayo Arabia Saudí superó por primera vez los 2.000 infectados diarios, una cifra que iba a ser superada en los días siguientes.

A punto de terminar Ramadán, el país ya contempla un paso atrás para intentar controlar una epidemia que se ha propagado rápidamente en el último mes. A partir del 23 de mayo y durante cinco días se impondrá el confinamiento durante las festividades de Eid al Fitr, que marcan el final del mes sagrado. No es descartable que las autoridades tengan que aplicar más medidas restrictivas si siguen aumentando los casos.

Más historias que te pueden interesar: