Desarticulan en Melilla una red de tráfico de hachís en camiones

Fotografía de la operación facilitada por la Guardia Civil y la Policía Nacional. EFE

Melilla, 10 ene (EFE).- La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado en Melilla una rede de tráfico de hachís que ocultaba la droga en dobles fondos complejos de detectar en vehículos pesados para introducirla en la península.

En una nota, la Guardia Civil ha informado de que en esta operación, llamada Lirio, han sido detenidos e investigados tres individuos de nacionalidades española y marroquí por supuestos delitos de pertenencia a organización criminal y contra la salud pública.

Durante la investigación se han realizado dos registros domiciliarios simultáneos en Melilla en los que han sido intervenidos 311 kilos de hachís y dos vehículos pesados -un camión frigorífico y una furgoneta-, además de herramientas para la fabricación de dobles fondos en vehículos y una gran cantidad de teléfonos móviles.

La investigación se inició en octubre de 2019, a raíz de la detección de movimientos sospechosos de una persona a la que le constaban antecedentes por tráfico de drogas y que podría estar dedicándose al transporte de mercancías desde la península a Melilla en vehículos pesados.

Una vez descargada en Melilla la mercancía, esta red introducía los vehículos que habían llegado a la ciudad en una nave situada en un polígono industrial, lugar que utilizaba como infraestructura para practicar los dobles fondos donde introducía la droga y sellaba la estructura y restablecía su exterior para evitar cualquier indicio de manipulación.

Posteriormente, otros miembros de la organización, valiéndose de una supuesta actividad profesional como importador/exportador de mercancías, para la que se habían dado de alta como autónomos en fechas anteriores, llevaban el camión cargado al puerto de Melilla para embarcarlo en el barco rápido que une la ciudad con la península, destino final de la droga.

Otros componentes de la red acompañaban al vehículo cargado de droga durante todo el trayecto para dar seguridad al mismo y avisar de cualquier control policial que existiera.

La investigación se ha efectuado conjuntamente por agentes pertenecientes al EDOA de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil y de la UDYCO de la Policía Nacional de Melilla, que han contado con la colaboración de la Unidad de Prevención y Reacción de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.