En qué consiste el método del hilo de pegamento usado por una banda desarticulada en Alicante

M. J. Arias
·2 min de lectura

La Policía Nacional, publica Las Provincias, acaba de desarticular una banda criminal itinerante que usaba el conocido como el método del hilo de pegamento para asaltar viviendas y robar en su interior. En total han sido detenidas ocho personas en el marco de una operación que comenzó con la llamada de un ciudadano al comprobar el comportamiento sospechoso de dos individuos.

Marcaban las puertas de las viviendas con un hilo de pegamento para saber si estaban ocupadas o no. (Foto: Getty Images)
Marcaban las puertas de las viviendas con un hilo de pegamento para saber si estaban ocupadas o no. (Foto: Getty Images)

Entre los ochos detenidos se encuentran siete personas de nacionalidad georgiana y una eslovaca. Todos parte supuestamente de una banda organizada, explican en el citado medio local, que añaden que contaban con distintos niveles. Una estructura compleja que dificultó la operación policial, que finalmente pudo ser culminada con éxito esclareciendo 15 robos en viviendas de la provincia.

Los componentes de la banda tenían divididas sus funciones y actuaban en distintos grupos. La misión de algunos de ellos consistía en recorrer la región en busca de casas susceptibles de convertirse en objetivo y marcarlas. Después, un segundo grupo compuesto por expertos en el uso de ganzúas y técnicas para forzar cerraduras sin que se notase era el que se encargaba de llevar a cabo el robo.

El modus operandi de los primeros era entrar en los edificios por las mañanas aprovechando que sus ocupantes salían a trabajar. En época de vacaciones acudían por las tardes. Subían al último piso e iban marcando toda las puertas con hilos de pegamento en la zona donde puerta y marco se unen y que son imperceptibles salvo que se busquen adrede. Varios días después, un segundo grupo se acercaba al lugar a comprobar cuántos de esos hilos seguían en su sitio.

Si habían desaparecido, es que alguien había entrado. Si seguían puestos, era señal inequívoca de que esa vivienda llevaba un tiempo sin ocupantes y de que podían actuar con la tranquilidad de que no iban a ser sorprendidos. Así, entraban, robaban joyas y objetos de valor y salían dejándolo todo como lo encontraron para que los propietarios no se percatasen de que faltaban sus pertenencias hasta ir a buscarlas. Salían sin ser detectados.

Según ha publicado Las Provincias, la banda solía elegir pisos donde las cerraduras eran antiguas y fáciles de abrir. No fueron detectados hasta que un testigo vio a dos de ellos manipulando una cerradura, se acordó de una campaña lanzada hacía poco en ese sentido para avisar a la población y llamó al 091 poniendo a la Policía Nacional en alerta.

La investigación sigue abierta, por lo que no se descarta que se les puedan imputar más delitos en base a los materiales encontrados. Los objetos incautados han sido devueltos a sus propietarios y los detenidos puestos disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Alicante. Para varios de ellos se ha decretado su ingreso en prisión.

EN VÍDEO | AlicanteAsaltante de joyería lucha con puerta de cristal