Desarrollan tomates rosados mediante edición genética CRISPR

Los tomates de color rosado son más demandados en países asiáticos como China o Japón | imagen Fundación Antama

Existe un refrán que dice que la comida entra primero por los ojos. Cualquier buen cocinero sabe perfectamente que una presentación llamativa hace que un plato sea mucho más satisfactorio para un cliente. De hecho, la inmensa variedad de colores y sabores que hoy podemos encontrar en nuestros mercados es la señal inequívoca de que el aspecto visual de los productos es fundamental para los compradores. No solo el sabor influye en el consumidor, el tamaño, el color y en general el aspecto visual es un elemento fundamental a la hora de elegir. Tomemos como ejemplo el tomate común (Solanum lycopersicum), uno de los productos más extendidos en todo el mundo y el vegetal más comprado.

Existen incontables variedades que llenan las necesidades o preferencias de cada consumidor. Los estudios indican que la cultura también influye en esas decisiones y que los compradores en cada región prefieren un tipo diferente. En Europa y Estados Unidos, los consumidores prefieren los tomates rojos, mientras que en países asiáticos, como China o Japón, los tomates más populares son rosados.

Pero aquí surge un problema: la gran mayoría de cultivos de tomate en el mundo produce frutos rojos, por lo que la demanda de tomates rosados hace que en los países donde son demandados sean escasos y caros. Las técnicas de edición genética CRISPR pueden ser una solución rápida y eficaz a este exceso de demanda y poca oferta de tomates rosados.

Los estudios metabólicos y genéticos nos muestran que ese rasgo rosado es el resultado de la ausencia del denominado flavonoide amarillo naringenina chalcona (NarCh) en las cáscaras. Un flavonoide es un compuesto orgánico que aporta pigmentos de coloración amarilla, de ahí viene precisamente su nombre en latín (flavus, amarillo).

Investigadores de la Academia de Ciencias de China, liderados por el profesor Lei Deng, utilizaron las técnicas de edición genética CRISPR-Cas para silenciar un solo gen (SlMYB12) y conseguir tomates rosas. El trabajo, publicado en el Journal of Genetics and Genomics, utilizó líneas de tomates de frutos rojos y, silenciando ese gen, consiguieron frutos con el color adecuado a la demanda asiática.

El equipo de Deng consiguió desarrollar 11 plantas, de las cuales 10 tenían al menos un alelo SlMYB12 mutado, lo que reveló una alta eficiencia de edición (90,9%). Todos los mutantes homocigotos y bialélicos exhibieron un fenotipo de fruto rosado. No se detectaron mutaciones fuera del objetivo en ninguno de los casos.

Referencias científicas y más información:

Lei Deng, Hang Wang, Chuanlong Sun, Qian Li, et al. “Efficient generation of pink-fruited tomatoes using CRISPR/Cas9 system” Journal of Genetics and Genomics Volume 45, Issue 1, 20 January 2018, Pages 51-54 DOI:10.1016/j.jgg.2017.10.002

Fundación Antama “Desarrollan tomates rosados a través de CRISPR-Cas