El juez anula el desahucio a un anciano, pero ya no hay piso al que volver porque lo han destruido

M. J. Arias
·2 min de lectura

A sus 80 años, Francisco Sánchez llevaba más de media vida viviendo de alquiler en un inmueble de Barcelona del que un fondo de inversión consiguió echarle y al que un juez le ha ordenado volver. La Justicia le ha dado la razón a este anciano anulando el desahucio. El problema es que ya no hay piso al que regresar, nadie le compensa por lo sucedido y él lleva casi un año dando vueltas sin poder volver a la que era su casa, según relata eldiario.es.

Rompieron puertas, ventanas y tabiques para evitar, dicen, que la vivienda fuese ocupada. (Foto: Getty Images)
Rompieron puertas, ventanas y tabiques para evitar, dicen, que la vivienda fuese ocupada. (Foto: Getty Images)

El calvario de Sánchez arrancó en 2017 cuando un fondo compró el edificio en el que ha residido los últimos 45 años. Pagaron 450.000 euros por él y al año siguiente, en 2018, quisieron venderlo por 1,8 millones de euros. El problema es que anunciaban que la propiedad estaba ‘libre de inquilinos’ y no era cierto. Él seguía ahí. Los nuevos dueños estuvieron intentando echarle hasta que, aprovechando un retraso en el pago de ocho días, tramitaron el desahucio que no se le comunicó bien al este inquilino de renta antigua.

Aprovecharon una mañana de febrero en la este salió a hacer unas gestiones administrativas para acudir al piso, cambiarle la cerradura y ejecutar el desahucio. Ese que Sánchez había recurrido y que el juez anuló. Sin embargo, cuando lo hizo ya era tarde. No había casa a la que volver. La inmobiliaria alegó que no podían entregarle de nuevo la vivienda porque ahora era inhabitable. Agujeros en paredes y techos, ventanas y puertas destrozadas, electrodomésticos inservibles… El listado de destrozos es considerable y las fotos publicadas por eldiario.es así lo muestran.

El argumento de los propietarios, el fondo inversor UPL-Gràcia S.L, es que pretendían “evitar que fuera ocupado ilegítimamente por terceros ocupas”. Ya en octubre, con la sentencia en la mano y cuando habló por primera vez con el citado diario, este octogenario de Barcelona era consciente de que sería complicado volver por el estado de la vivienda. Pero entonces aún no había podido comprobar del todo cuál era este.

Al ver las imágenes enviadas por la inmobiliaria al juez, reconoce que le “sentó como una patada en el estómago” y que todo esto le parece “surrealista”. Su abogado, recoge eldiario.es, esgrime que el fondo inversor no tiene licencia de derribo, por lo que el Ayuntamiento le ha abierto expediente. Lo que Sánchez quiere, después de meses pasando por pensiones, hoteles, casas de familiares y haber acabado instalado con su hermano, es que arreglen los destrozos que ellos mismos han provocado y le devuelvan su casa como ha dictaminado el juez.

“He vivido medio siglo allí, lo que quiero es volver de una vez y dejar tranquilo a mi hermano”, sentencia.

EN VÍDEO | Algunas catedrales se convierten en improvisados centros de vacunación en el Reino Unido