Nuestro planeta será mucho más azul y no es una buena noticia

Fotografía de la Tierra tomada por la misión Apollo 17, la canica azul | imagen NASA

En diciembre de 1972 la tripulación del Apollo 17 tomó una de las fotografías más célebres de nuestro planeta. Antes de emprender el que sería el último viaje hacia la Luna, los astronautas miraron la Tierra desde casi 30.000 kilómetros de distancia y capturaron su esencia, en una imagen que ha pasado a la Historia como “la canica azul”.

Los océanos y mares ocupan aproximadamente un 70% de nuestro planeta, proporcionando ese característico color azul a nuestra canica. Todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos preguntado por qué es azul el mar y la respuesta es que las tonalidades añil de nuestros océanos son el resultado de cómo interactúa la luz del Sol con el contenido del agua. Las moléculas de agua absorben rápidamente la luz roja y ultravioleta, después los colores amarillos, verdes y violetas. El color del espectro con menor absorción en el agua es el azul, que se refleja y confiere ese característico color a nuestros océanos.

Pero el color de nuestros mares también depende de los organismos vivos que lo habitan. Por ejemplo, el fitoplancton. Este gran conjunto de algas y bacterias convierten la luz solar en energía, consumen dióxido de carbono y son la base fundamental de la cadena alimentaria en el mar. Además de esas importantes funciones, el fitoplancton también influye en el color de nuestros mares, aportando esos tonos verdosos gracias a moléculas como la clorofila y su fotosíntesis del oxígeno.

Diferencia de tonalidades según la presencia de fitoplancton | imagen NOAA/NASA

Cuanto más vivos, ricos y saludables están nuestros océanos más verdosas lucen sus aguas, lo que nos lleva a un preocupante estudio publicado hace tan solo unos días en Nature Communications que prevé aguas más azules a consecuencia del cambio climático.

Numerosos trabajos anteriores apuntan a que el calentamiento global está disminuyendo la cantidad de fitoplancton en vastas regiones oceánicas. La subida de temperaturas del océano está reduciendo su presencia y proporcionando a los mares un color azul más intenso. Por bello que pudiera parecer, el color azul intenso del mar indica falta de vida y que nuestros océanos sean cada vez más azules no es una buena noticia.

Diferentes modelos y simulaciones previstas para este siglo | imagen Dutkiewicz, Hickman, et al.

Los autores del trabajo, un equipo de biólogos pertenecientes al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y a la Universidad de Southampton, han realizado diferentes modelos y simulaciones de cómo la subida de las temperaturas en los océanos influirá en los organismos fotosintéticos que las habitan y por tanto, cómo cambiará el color de los mares adoptando un azul más intenso. Las conclusiones, utilizando estas simulaciones, apuntan a que nuestros océanos experimentarán un cambio de color en más del 50% de los mares del mundo para 2100.

En el estudio, los investigadores señalan que la estructura de la comunidad de fitoplancton, además de constituir el eslabón fundamental en la cadena alimenticia de la vida en los océanos y capturar dióxido de carbono, también influye notablemente en el color de nuestros mares, por lo que el cambio de color es una de las señalas más claras y rápidas de los cambios que se están produciendo en la base del ecosistema marino.

Referencias científicas y más información:

Stephanie Dutkiewicz, Anna E. Hickman, Oliver Jahn, Stephanie Henson, Claudie Beaulieu & Erwan Monier “Ocean colour signature of climate change” Nature Communications volume 10, Article number: 578 (2019) DOI:10.7910/DVN/08OJUV

Matt McGrath “Climate change: Blue planet will get even bluer as Earth warms” BBC News