Los desafíos de Macron en Argelia: reparar las relaciones, suministro de gas y migración

·5 min de lectura
© Ludovic Marin / AFP

En el segundo día de visita a Argelia, el presidente francés Emmanuel Macron ha prometido ajustes de cuentas por los errores en la época colonial que enturbian la relación entre París y Argel. Además, anunció la firma de un acuerdo de “asociación renovada” con su homólogo Tebboune y valoró el papel de este país magrebí, que ahora adquiere un estatus como socio calve en el suministro de gas a Europa. El otro tema es la flexibilidad que vendrá en la concesión de visados.

Las fricciones y reproches por las heridas del pasado colonial que han marcado la relación entre Francia y Argelia durante el último año parecen ir limándose.

Mejorar el estado de las relaciones bilaterales, curar las heridas de la era colonial, diversificar el suministro de gas argelino a Europa en plena crisis energética debido a la guerra en Ucrania y aumentar los visados de estudiantes tienden a indicar un saneamiento de las complejas relaciones entre ambos países y una mirada diferente al Magreb.

Mirar el pasado colonial con “verdad” y “reconocimiento”

En el segundo día de su visita a Argelia, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, expuso este viernes 26 de agosto que la búsqueda de “la verdad” y del reconocimiento” son más importantes que el “arrepentimiento” con relación al periodo de colonización entre 1830 y 1962 y la guerra de independencia del país magrebí que justo este año cumplió su aniversario número 60.

“A menudo escucho que, sobre la cuestión de la memoria y la cuestión franco-argelina, se nos pide constantemente elegir entre el orgullo y el arrepentimiento. Yo quiero la verdad, el reconocimiento, si no nunca avanzaremos”, declaró el presidente francés durante su visita al cementerio europeo cristiano y judío de Saint-Eugène, en las afueras de Argel, donde depositó una ofrenda floral en homenaje a los soldados que murieron por Francia durante la guerra de Independencia.

El sello de su reconciliación y el objetivo de “refundar” la relación bilateral comenzó este jueves 25 de agosto, después de meses de desacuerdos diplomáticos, cuando el año pasado el presidente Macron acusó a Argelia del uso rentista de la memoria histórica, a lo que el país africano respondió con la retirada de su embajador durante tres meses.

Las tensiones también se intensificaron por la decisión francesa de reducir drásticamente el número de visados expedidos a personas del norte de África, incluida Argelia, porque los gobiernos de esos países se negaban a aceptar a los migrantes expulsados de Francia.

“Flexibilidad” en la concesión de visados hacia Francia

Luego de hablar del pasado colonial, Macron se reunió con la comunidad francesa en la Villa des Oliviers y anunció que prolongará hasta el sábado su vista con el fin de dejar firmado un acuerdo bilateral de “asociación renovada, concreta y ambiciosa” con su homólogo Addelmajid Tebboune.

El acuerdo está destinado a “construir un nuevo pacto de futuro” sin ocultar nada del pasado colonial, un compromiso que ha dicho varias veces en los dos días, de tres, que lleva de visita.

El acuerdo incluye, entre otros puntos, nuevas cooperaciones bilaterales como el aumento de visados concedidos a los estudiantes argelinos, que actualmente ascienden a 30.000 en territorio francés.

Ahora, Francia incluirá la aceptación de 8.000 estudiantes argelinos más cada año en el marco de una "movilidad elegida compartida", siendo más rigurosa en la lucha contra la inmigración clandestina. El presidente francés apoyó la necesidad de desarrollar "nuevas asociaciones con nuestras juventudes" y agregó que "estamos listos para construir un nuevo futuro".

Una de las grandes prioridades para Francia es que dentro de este acuerdo también quede incluido que las autoridades argelinas acepten a sus ciudadanos en situación irregular o condenados por la justicia y que han sido expulsados desde el país europeo.

Macron expresó que acordó con Tebboune trabajar para combatir la inmigración ilegal al tiempo que garantizará formas más flexibles para que los nacionales del país del norte de África lleguen legalmente a Francia.

Francia quiere tener "un enfoque mucho más flexible" en la concesión de visados a las familias de las personas con doble nacionalidad franco-argelina, artistas, deportistas y empresarios, agregó.

El presidente francés también hizo referencia a la creación de la comisión mixta de historiadores sobre los 130 años de colonización y la guerra de la independencia para evaluar el pasado colonial de manera “libre y sin tabúes”, insistiendo en la necesidad de no encerrarse en el pasado.

El papel de Argelia en el suministro de gas a Europa

La guerra en Ucrania ha reforzado el estatus de Argelia como socio clave en el suministro de gas al continente europeo. Ante la urgencia de Europa de romper con la dependencia del gas ruso, Macron valoró el papel de Argelia -primer exportador de gas de África- para “diversificar” el suministro de gas en el continente y negó que su país busque aumentar el suministro argelino, sino “consolidar” la cooperación.

"Es muy bueno que haya una mayor cooperación y más volumen a través del gasoducto italiano Transmed porque es una cuestión de solidaridad europea", declaró Macron sobre el incremento de suministro acordado con Italia en plena crisis energética.

En cuanto a Francia, el mandatario aclaró que su país "depende poco del gas en su combinación energética: en torno al 20%", del que Argelia representa tan solo del 8% al 9%, pero expresó la necesidad de reforzar la cooperación estratégica.

En consecuencia, el ministro argelino de Energía, Mohamed Arkab, se reunió con la directora general del grupo francés Engie, Catherine MacGregor. “Las partes revisaron el estado de las relaciones de cooperación y asociación entre los dos grupos Sonatrach (compañía de hidrocarburos argelina) y Engie y las perspectivas futuras de inversión", declaró Arkab a la agencia oficial de noticias APS.

Arkab añadió que la futura inversión entre las dos compañías busca estructurar proyectos "en particular de hidrocarburos, electricidad y energías renovables".

Macron que llegó este jueves a Argelia con una delegación de 90 personas entre ministros, parlamentarios, historiadores, empresarios y responsables de organismos económicos y culturales, busca restablecer las complejas relaciones entre los dos países e impulsar la cooperación a todos los niveles.

Esta es la segunda visita del presidente galo a Argelia y la primera desde la llegada al poder de Tebboune en diciembre de 2019, que coincide con la urgencia de Europa de remplazar a Rusia como proveedor de gas.

Con AFP, AP, EFE y France 24 en francés