Cómo ha derrotado la derecha tradicional a Marine Le Pen en Francia

·5 min de lectura

Las elecciones regionales de Francia, cuya primera vuelta se ha disputado este 20 de junio y la segunda tendrá lugar una semana después, eran la última prueba de cara a las presidenciales de 2022. 

Y tanto Macron como Le Pen, principales favoritos para ganarlas han sufrido un duro revés. En el caso del actual presidente ha sido sin paliativos, con su partido La República En Marcha quedando en quinta posición y mostrando mucha debilidad. Mientras, la formación de la líder de extrema derecha ha quedado segunda, pero ha sido superada por la derecha tradicional, que renace.

La derecha tradicional supera a la extrema derecha en las regionales francesas. (Getty).
La derecha tradicional supera a la extrema derecha en las regionales francesas. (Getty).

Un jarro de agua fría, ya que las encuestas daban como vencedora a la Agrupación Nacional y que abre la posibilidad de cara al futuro de que el ‘sorpasso’ conseguido por Le Pen en las presidenciales de 2017, fuera algo pasajero. Estas han sido las claves que explican que Los Republicanos hayan superado a la Agrupación Nacional.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

- La abstención

Sin duda la abstención ha sido la gran vencedora de estos comicios, ya que ha superado el 66%, unas cifras muy superiores a 2015 (un 50% aproximadamente) y 2010 (53,67%). Casualmente tanto los partidos de Le Pen como de Macron, los a priori favoritos, han sido muy castigados, por lo que cabe pensar que ninguna de las dos formaciones ha conseguido movilizar a su electorado. 

Cabe recordar que en las presidenciales de 2017, cuando ambos se jugaban la llegada al Palacio del Elíseo, la participación fue del 77% en primera vuelta y del 74,5% en la segunda. Ante esta desmovilización general, la derecha clásica de Los Republicanos ha aprovechado la coyuntura para quedar por delante.

- Elecciones poco relevantes

Las elecciones regionales francesas sirven como ensayo de las presidenciales, pero lo cierto es que su importancia política es reducida. Las regiones cuentan con pocas competencias y escaso presupuesto, por lo que el interés que generan entre los ciudadanos es bastante limitado, explicando de esta manera el porqué de una participación tan escasa y una configuración de los resultados tan inesperada. 

Es decir, simple y llanamente el ‘sorpasso’ de la derecha tradicional se ha podido producir porque los votantes de la Agrupación Nacional no consideran estos comicios como una batalla que merezca la pena librar. También en este tipo de comicios se suele castigar a las formaciones dominantes, por lo que así se podría explicar el batacazo.

Los partidos emergentes se han llevado una dura derrota en estos comicios. (Photo by CHRISTIAN HARTMANN/POOL/AFP via Getty Images)
Los partidos emergentes se han llevado una dura derrota en estos comicios. (Photo by CHRISTIAN HARTMANN/POOL/AFP via Getty Images)

- El hartazgo con los partidos emergentes

Las elecciones presidenciales de 2017 constataron el hundimiento de los dos partidos clásicos, esto es los socialistas y los conservadores que habían gobernado en las décadas anteriores. Los primeros prácticamente desaparecieron del mapa con un 6% de los votos, mientras que los segundos se quedaron fuera de la primera vuelta. Solo seis años después, las tornas empiezan a cambiar y estos comicios han mostrado la recuperación de ambas formaciones, que suman el 16% y el 24% respectivamente. 

Una señal de disgusto social con las dos formaciones emergentes que han sido duramente castigadas por su gestión estos últimos años. Todo un aviso que muestra que pese a que Macron y Le Pen lideran las encuestas, puede haber sorpresas ante una sociedad que en apenas una década ha sido capaz de hundir o encumbrar formaciones con mucha facilidad. Y que igual que dieron los votos en el pasado, ahora pueden quitarlos.

- La efectividad del cordón sanitario

A diferencia de España, donde la extrema derecha ha obtenido aliento gracias a que los partidos conservadores se han abierto a pactar con ella, tanto en Francia como en Alemania existe un cordón sanitario para impedir que acceda a los puestos de responsabilidad. Y ha funcionado. 

Ya en 2015 la Agrupación Nacional, entonces Frente Nacional, se impuso en la primera vuelta e incluso venció en seis de las trece regiones. Sin embargo, la movilización de la segunda vuelta, cordón sanitario mediante, hizo que la derecha tradicional y la izquierda mejoraran sus resultados y que los de Le Pen no pudieran gobernar en ninguna región finalmente.

Una situación, la de la unión de todos contra la extrema derecha que seguro ha afectado al votante de la formación y que ha podido posibilitar su abstención, al considerar que vote o no, al final la formación no va a conseguir gobernar.

- El lavado de cara de los republicanos

Lógicamente el ascenso de la derecha de siempre no solo se ha producido por deméritos de la extrema derecha, sino que también ha habido algunos factores que han ayudado. En los últimos años Los Republicanos han estado sacudidos por los casos de corrupción, con los expresidentes Nicolas Sarkozy y Jacques Chirac como grandes exponentes. Incluso en las presidenciales del 2017, el candidato, François Fillon, fue imputado por malversación de fondos públicos.

En este tiempo, la formación ha intentado sacudirse de estos casos del pasado y varios líderes con carisma han dado un paso al frente, como Laurent Wauquiez o Xavier Bertrand, que aspiran a ser candidatos a las presidenciales de 2022. Nuevos tiempos en el partido que han recibido un espaldarazo en estas regionales ante el desencanto con los partidos emergentes.

Xavier Bertrando se ha postulado como candidato de Los Republicanos en las presidenciales. (Photo by Jean Catuffe/Getty Images)
Xavier Bertrando se ha postulado como candidato de Los Republicanos en las presidenciales. (Photo by Jean Catuffe/Getty Images)

- Retroceso de los partidos de extrema derecha

Hay un factor que escapa a las fronteras francesas y es el auge y declive de la extrema derecha en el mundo. Si hace unos pocos años se hablaba de cómo este tipo de formaciones iban encontrando su sitio en las instituciones de los países, ahora muchas de ellas han empezado a retroceder.

El ejemplo paradigmático es el de Donald Trump en Estados Unidos, que fue derrotado por Biden, pero hay más. Bolsonaro vive un momento delicado en Brasil, Salvini ha perdido fuelle en Italia… La extrema derecha francesa tiene una base sólida y mucha implantación, pero no es ajena a estos movimientos que se producen a nivel global.

EN VÍDEO I Una veintena de activistas de Femen irrumpen en el Museo de Orsay tras vetar el acceso a una chica con escote

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente