Derribando los mitos más extendidos de la energía nuclear

Desmontando mitos de la energía nuclear
Desmontando mitos de la energía nuclear

Hace unas semanas, durante el evento Naukas Bilbao, salía del anonimato @OperadorNuclear, uno de los personajes más populares de la divulgación en temas energéticos. Sus seguidores se cuentan por miles y sus explicaciones, serias, educadas y rigurosas, se han convertido en virales, sobre todo cuando se trata de desmitificar y aclarar errores comunes.

Alfredo García es ingeniero de Telecomunicaciones y actualmente trabaja como Supervisor en una Central Nuclear española. Desde Yahoo nos ponemos en contacto con él para ayudar a derribar mitos, errores y malentendidos de una fuente de energía que debería convertirse en protagonista durante las próximas décadas si queremos hacer frente al cambio climático.

Mitos y errores sobre la energía nuclear:

¿Una central nuclear puede explotar como una bomba atómica?

Si analizamos los dos únicos accidentes donde se han producido explosiones encontraremos que en Chernobyl se produjeron dos explosiones de vapor de agua y en Fukushima hubo una pequeña explosión de hidrógeno, pero en ningún caso se produjeron explosiones “nucleares”.

En las centrales nucleares se utiliza uranio 235 con enriquecimientos de entre un 2% y un 5%, mientras que para fabricar una bomba atómica, para que realmente pueda explotar, se necesitan enriquecimientos superiores al 90%. Mito derribado: una central nuclear NO puedo explotar como una bomba atómica.

¿La energía nuclear causa más muertes que otros tipos de energía?

Según la OMS, cada año mueren en el mundo 7 millones de personas por causas, directa o indirectamente, relacionadas con la contaminación atmosférica causada en gran medida por el gigantesco y desmedido uso que nuestro planeta recibe de los combustibles fósiles.

Una de las maneras más fiables para derribar este mito es acudir a los datos sobre muertes por unidad de energía generada. Los datos muestran que la energía nuclear es la fuente de energía más segura en términos de muertes por unidad de energía generada, considerando accidentes nucleares, industriales y laborales.

Cada puntito negro representa 100 muertes por cada 1000 TWh de energía generada.
Cada puntito negro representa 100 muertes por cada 1000 TWh de energía generada.

¿Vivir cerca de una central nuclear produce cáncer?

Es posiblemente uno de los mitos más fáciles de desmentir. Se han realizado diferentes estudios epidemiológicos y se estima que la dosis radiactiva de todo un año debida al funcionamiento de las instalaciones nucleares es menor de 0,1 milisievert… de hecho, comerse un plátano que contiene unos 0,07 miligramos de Isótopo Potasio-40 produce una dosis radiactiva mayor.

Comer un plátano produce más dosis radiactiva que vivir un año junto a una central nuclear
Comer un plátano produce más dosis radiactiva que vivir un año junto a una central nuclear

¿Los ciudadanos pagamos el coste de mantener los residuos radiactivos?

Lo cierto es que, desde hace ya más de una década (desde 2006) la legislación y el Plan General de Residuos Radiactivos estipulan que las empresas que generan los residuos deben costear su gestión y su propio desmantelamiento.

Las centrales nucleares “caducan” a los 40 años.

En la actualidad existen 449 reactores nucleares operables en el mundo, de ellos 91 tienen más de 40 años y siguen funcionando. En Estados Unidos la licencia de 90 de sus 98 reactores es de 60 años, y de ellos, varios reactores ya preparan la solicitud de licencia para 80 años. La edad de un reactor nuclear no depende de su edad, sino de tres factores: que se garantice su seguridad por el consejo regulador, que sea aprobada por el gobierno y que el reactor sea rentable económicamente… más allá de estos tres elementos, las licencias se pueden extender a largo plazo.

Las características torres de una central son torres de refrigeración y solo emiten vapor de agua
Las características torres de una central son torres de refrigeración y solo emiten vapor de agua

Las torres de las centrales emiten gases tóxicos

Lo cierto es que las grandes torres que se aprecian como símbolo característico de las centrales nucleares son realmente torres de refrigeración y solo emiten vapor de agua con microgotas en suspensión. De hecho, ni siquiera son exclusivas de las centrales nucleares, también se utilizan en otros tipos de centrales e industrias.

Más información: Durante los últimos años, Alfredo García ha desmontado muchos de los mitos más extendidos en un largo hilo de twitter (que por supuesto os recomendamos) y si tenéis poco tiempo, podéis ver su charla de 10 minutos en este enlace.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente