Deportes en equipo mejores que los individuales para salud mental de los niños, según estudio

·5 min de lectura
  • Según el estudio, los niños que practicaban deportes de equipo tenían menos problemas de salud mental que los que no practicaban deportes

Niños jugando fútbol en la playa. Un nuevo estudio sugiere que los deportes en equipo pueden ser mejores los individuales para la salud mental de los menores. (Getty Images)
Niños jugando fútbol en la playa. Un nuevo estudio sugiere que los deportes en equipo pueden ser mejores los individuales para la salud mental de los menores. (Getty Images)

Los niños que practican deportes en equipo pueden obtener algunos beneficios para su salud mental, pero es posible que ocurra todo lo contrario con los que practican deportes en solitario, sugiere un nuevo estudio con más de 11,000 niños de Estados Unidos en las edades entre 9 y 13 años publicado en PLoS ONE.

Varios estudios anteriores relacionaban los deportes de equipo con un mejor bienestar mental para niños y adolescentes, y la nueva investigación no es una excepción: en general, descubrió que los niños que practicaban deportes de equipo parecían tener menos "dificultades" de salud mental, como síntomas de ansiedad y depresión, que sus compañeros que no practicaban ningún deporte.

Por el contrario, la situación cambió para los niños que practicaban deportes más dependientes del rendimiento individual, como tenis, gimnasia y lucha libre. Tendían a mostrar más síntomas relacionados con la salud mental, como ansiedad y depresión o problemas de concentración, que todos sus demás compañeros.

Matt Hoffmann, psicólogo deportivo de la Universidad Estatal de California en Fullerton y autor principal de la investigación, asegura que el estudio muestra una fuerte correlación, pero que no puede decirnos cuál es la causa específica.

A modo de ejemplos, indicó que los niños que ya están predispuestos a una tener una mejor salud mental puedan tender a gravitar hacia los deportes de equipo, o incluso que sus padres tiendan a orientarlos de esa manera. O puede ser que los deportes individuales sean más propensos que los deportes de equipo a crear situaciones en las que un niño experimente una ansiedad aguda sobre su desempeño o quizás su apariencia o tipo de cuerpo.

Hoffmann dijo que es posible también que los niños introvertidos se sientan más atraídos por los deportes individuales, en lugar de los de equipo.

El investigador precisó que no se busca desalentar la participación de los niños en los deportes individuales, sino alertar a los padres y entrenadores para que sean conscientes de que los jóvenes luchadores, bailarines o nadadores pueden experimentar estrés o ansiedad adicionales y apoyarlos en consecuencia.

El conjunto de datos, publicado en 2020 y que no incluía ninguna observación realizada durante la pandemia, cubrió a 11,235 niños y adolescentes de 22 ubicaciones en los Estados Unidos. Los datos provinieron de los padres y tutores de los niños, a quienes se les pidió que evaluaran el estado de salud mental de sus hijos usando una "lista de verificación de comportamiento infantil".

La lista contiene más de 100 elementos repartidos en ocho posibles dificultades de salud mental. Según el artículo, estas dificultades son ansiedad/depresión ("miedo a hacer las cosas mal"), retraimiento/depresión ("prefiero estar solo"), quejas somáticas ("pesadillas"), problemas sociales ("no me agradan"), problemas de pensamiento ("escucha cosas"), problemas de atención ("comportamiento no acorde con su edad"), conducta infractora ("carece de culpa") y conducta agresiva ("ataca a las personas").

Un niño reacciona durante un juego de tenis. Un nuevo estudio sugiere que los deportes en equipo pueden ser mejores los individuales para la salud mental de los menores. (Getty Images)
Un niño reacciona durante un juego de tenis. Un nuevo estudio sugiere que los deportes en equipo pueden ser mejores los individuales para la salud mental de los menores. (Getty Images)

Los datos también muestran el deporte o deportes que practicaban los niños, lo que permitió a los investigadores dividirlos en cuatro grupos: los que practicaban solo deportes de equipo, solo deportes individuales, tanto deportes de equipo como individuales, o ningún deporte. Además, el estudio incluyó un total de 17 deportes que comprenden nueve actividades en equipo y ocho individuales.

El análisis de esos datos reveló que, en comparación con los niños que no practicaban deportes, la participación en deportes de equipo se asoció con puntajes de ansiedad y depresión 10 % más bajos, puntajes de retraimiento y depresión 19 % más bajos, puntajes de problemas sociales 17 % más bajos, puntajes de problemas de pensamiento 17 % más bajos y puntajes de problemas de atención 12 por ciento más bajos.

Para los menores involucrados solo en deportes individuales, los puntajes fueron en la dirección opuesta: puntajes de ansiedad y depresión 16 por ciento más altos, puntajes de retraimiento y depresión 14 por ciento más altos, puntajes de problemas sociales 12 por ciento más altos y puntajes de problemas de atención 14 por ciento más altos en comparación con sus compañeros que no practicaba ningún deporte.

Los niños que practicaban deportes en equipo e individuales no mostraron diferencias significativas en la salud mental informada por los padres en comparación con los que no participaban en deportes.

Para el autor principal del estudio, los resultados fueron sorpresivos si se tiene en cuenta la cantidad de artículos publicados que hablan de los beneficios psicológicos y físicos de practicar deportes sin diferenciar si son de equipo o individuales. "Al iniciar este estudio esperábamos que participar en cualquier deporte, incluso un deporte individual, otorgaría algún beneficio en comparación con no practicar ningún deporte", dice.

Los investigadores tomaron en cuenta otros factores, como los ingresos familiares. Es importante, anotó Hoffmann, ya que los recursos familiares ayudan a determinar qué deportes practican los niños. Incluso tomando en cuenta esta variable, los deportes de equipo parecen ser mejores para el bienestar mental que los individuales.

En la misma línea del estudio se puede leer en "Open", la autobiografía del ex tenista estadounidense Andre Agassi, su queja cuando su padre lo obligó en la infancia a especializarse en tenis. "Si tan solo pudiera jugar fútbol en lugar de tenis".

"Puedo jugar tres veces a la semana en la escuela y me encanta correr la cancha de fútbol con el viento en el pelo, pidiendo la pelota, sabiendo que el mundo no se acabará si no anoto. El destino de mi padre, de mi familia, del planeta tierra, no descansa sobre mis hombros. Si mi equipo no gana, será culpa de todo el equipo y nadie me gritará. Los deportes de equipo, decido, son el camino a seguir", aseguró.

VIDEO: Antonio Rüdiger, nuevo futbolista del Real Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente