El deporte se apunta al reciclaje

Madrid, 14 feb (EFE).- El incremento de la conciencia medioambiental de los consumidores tiene su impacto en los gigantes de la ropa deportiva, que están lanzando productos con materiales reciclados, y en el surgimiento de nuevas disciplinas deportivas que aúnan el ejercicio físico con el cuidado del planeta.

Zapatillas y camisetas con productos reciclados, extraídos de los océanos y las costas, iniciativas para reducir el impacto medioambiental de su fabricación o carreras de concienciación son algunas de las acciones lanzadas por las grandes compañías en los últimos años para acercarse a un público más concienciado.

"El consumidor actual es diferente, está mucho más comprometido, y que una marca tenga una razón, no solo social, sino medioambiental, la posiciona", explica a EFE el director del Máster de Dirección de Entidades Deportivas de la Universidad Europea, Pablo Burillo.

ADIDAS PRETENDE USAR SOLO POLIÉSTER RECICLADO EN 2024

Adidas lanzó su apuesta hace unas semanas. La marca alemana tiene como objetivo que durante este año 2020 más de la mitad del poliéster que emplea en sus productos proceda de plásticos reciclados, lo que supone elaborar entre 15 y 20 millones de zapatillas con material recogido de playas y costas.

En 2024, la compañía pretende utilizar solamente poliéster reciclado, y ya ha diseñado una zapatilla totalmente fabricada con materiales reciclados, denominada 'Futurecraft Loop', que probaron 200 atletas el año pasado y se espera en las tiendas para 2021.

Además, la marca comunicó recientemente una iniciativa para evitar el desperdicio de plástico, en la que elaborará uniformes más sostenibles para la MLS de fútbol estadounidense, la NHL de hockey sobre hielo, la federación estadounidense de voleibol y las ligas universitarias de fútbol del gigante americano.

"No nos estamos concentrando sólo en cómo cambiamos nuestra forma de hacer negocio, nos estamos dedicando a cambiar cómo toda la industria lo hace", ha asegurado el vicepresidente de estrategia de marca de la compañía, James Carnes.

La enseña de las tres bandas colabora desde 2015 con la organización medioambiental 'Parley for the Oceans' para crear productos fabricados con plástico recogido en playas y costas, que han servido para diseñar, por ejemplo, camisetas del Real Madrid.

LOS MEDALLISTAS ESTADOUNIDENSES EN TOKIO, CON ROPA CON MATERIALES RECICLADOS

También Nike ha anunciado recientemente iniciativas en pos del reciclaje de materiales. Sin ir más lejos, las equipaciones que lucirán los deportistas de Estados Unidos que recojan medallas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán elaboradas con materiales reciclados.

Chaquetas con poliéster reutilizado, pantalones de nailon procedente del reciclaje, ribetes de goma de la iniciativa 'Nike Grind' o unas zapatillas 'Nike Air VaporMax 2020', elaboradas con botellas de plástico recicladas, serán utilizadas por los miembros del equipo de las barras y las estrellas que suban al podio.

Según su último informe de impacto, la compañía de Oregon (Estados Unidos) ha utilizado desde 2010 más de 7.500 millones de botellas de plástico para generar poliéster reciclado, que utiliza en el 76 % de sus productos.

Nike fabrica desde 1992 superficies como parqués para baloncesto, hierba artificial o pistas de atletismo, también suelos para parques de juegos infantiles utilizando los restos de los materiales de su producción, dentro del proyecto 'Nike Grind', y tiene un proyecto de recogida y reciclaje de zapatillas usadas en sus tiendas.

Para el experto universitario, este tipo de iniciativas sí impactan en las decisiones de compra de un deportista, especialmente si es un consumidor digital, que da mucha importancia a la marca. "Tú vas a comprar algo de la marca a la que más te pareces, si tienes inquietud sobre ello, vas a buscar una marca sostenible", agrega Pablo Burillo.

DEPORTE Y RECICLAJE SE UNEN EN EL 'PLOGGING'

La preocupación por el medio ambiente va incluso más allá, hasta el punto de estar generando una nueva disciplina deportiva, surgida en Suecia y denominada 'plogging', en el que se combina el ejercicio físico en carrera o caminata, con la recogida de residuos urbanos o en la naturaleza.

Esta modalidad, que practican más de 20.000 personas en 120 países, ha llegado a España a través del 'Plogging Tour', un proyecto de rutas por once ciudades que arrancará el 25 de abril en Madrid, en el que se organizan recorridos en los que se recogen residuos y actividades de concienciación medioambiental.

"En una actividad de plogging de tres horas se pueden retirar entre 1.100 y 1.800 kilos de basura", explica a EFE el director de la iniciativa 'Plogging Spain' Óscar Caro. Sus primeras cuatro actividades, en Baleares, permitieron recoger 2.200 kilos, con entre 800 y 1.500 personas en cada una de ellas.

En cada ruta se trabaja carrera, senderismo o bicicleta, con tres niveles, expertos, principiantes y personas con dificultades. Una iniciativa que durante 2020 pretende llegar a Teruel, Ibiza, Bilbao, Palencia, Málaga, Mallorca y Zaragoza, y seguirá en Barcelona, La Coruña y Sevilla en 2021.

"En cada ciudad los municipios nos marcan en qué áreas naturales podemos hacer la actividad, para facilitar su limpieza", agrega Carol, impulsor en España de esta disciplina deportiva que asegura que es "la más participativa del mundo" y recoge la inquietud medioambiental creciente en la sociedad.

Miguel Ángel Moreno

(c) Agencia EFE