Denuncian retraso en la entrega de osamentas de las víctimas de la guerra salvadoreña

El abogado representante de las víctimas de la masacre de El Mozote, cometida por las Fuerza Armada de El Salvador en 1981, Wilfredo Medrano. EFE/Rodrigo Sura/Archivo

San Salvador, 28 nov (EFE).- Los abogados de los sobrevivientes de la masacre de El Mozote, perpetrada en El Salvador en 1981 por un batallón élite del Ejército, denunciaron este jueves el retraso en la entrega de varias osamentas exhumadas en el año 2016.

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, unidades del Batallón Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a unos 1.000 niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otras zonas aledaños, al nordeste del país.

Wilfredo Medrano, abogado y miembro de la organización humanitaria Tutela Legal "María Julia Hernández", explicó a periodistas que en dicho año fueron exhumadas 29 osamentas y que el Instituto de Medicina Legal (IML) no las ha entregado.

Detalló que los representantes de la institución estatal han explicado que el materia genético tomado a los familiares de las víctimas no fue guardado "adecuadamente", por lo que no se realizó la comparación para establecer las identidades de las víctimas.

"Han vuelto a sacarle sangre a la gente (familiares) la semana pasada. Eso es revictimización, es una irresponsabilidad del Instituto de Medicina Legal", acotó el letrado.

Por esta masacre, declarada como crimen de lesa humanidad, son procesados 16 mandos militares retirados, entre ellos el exministro de la Defensa Guillermo García.

Silvana Turner, experta del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), encabezó a mediados del mes en curso la exhumación de los restos de 11 víctimas de la referida masacre.

Dos exmiembros del Ejército, presentados como testigos por la Fiscalía General de la República (FGR), relataron a inicios de noviembre cómo su batallón de élite ejecutó a los cerca de 1.000 campesinos desarmados.

Los testigos, identificados únicamente como "Juan" y "Sol", son los primeros exmiembros del Batallón Atlacatl que declaran contra sus excompañeros de armas y oficiales en el proceso penal.

García y el resto de oficiales retirados enfrentan cargos de tortura, desaparición y desplazamiento forzado.

También son acusados de asesinato, violación, privación de libertad, violación de morada, robo, daños, estragos, actos preparatorios de terrorismo y terrorismo, delitos elevados a la categoría de crímenes de guerra y lesa humanidad.

Un registro estatal estima la cifra de víctimas de El Mozote en al menos 1.725, de las que 988 fueron ejecutadas, 48 sobrevivieron a la masacre, 660 son familiares de las personas asesinadas y 29 sufrieron desplazamiento forzado.