Denuncian el negocio de la vigilancia como un gran problema para el periodismo

·3 min de lectura

Nueva York, 22 sep (EFE).- La periodista filipina Maria Ressa, premio Nobel de la Paz, afirmó este jueves que el negocio de la “vigilancia con ánimo de lucro” es un gran problema para el periodismo, declaraciones que hizo durante un evento en defensa de la prensa libre en Nueva York, en el que participaron gobiernos y sociedad civil.

Ressa encabezó la segunda cumbre de la Alianza para la Información y la Democracia, un acuerdo entre gobiernos iniciado por Reporteros Sin Fronteras (RSF) en 2019 para promover e implementar principios democráticos en la esfera global de la información y la comunicación, que suma ya 47 signatarios.

La periodista, dirigiéndose a los numerosos ministros de exteriores incluidos en la Alianza, defendió el “periodismo como antídoto contra la tiranía” y declaró: “Contamos con ustedes para ayudarnos a sobrevivir en este momento existencial no solo para los periodistas, sino para la democracia en sí misma”.

Ressa, que ha estado involucrada en la iniciativa y en el informe "Cómo acabar con las infoepidemias" (2020), les pidió en ese sentido “frenar” el negocio de la vigilancia y trabajar para alcanzar la “igualdad en la tecnología”, de manera que esta sea igualitaria para todos en lugar de seguir “sesgos codificados”.

De manera similar se expresó la destacada socióloga Shoshana Zuboff, profesora emérita en la Harvard Business School y que copreside el nuevo Observatorio Internacional de la Información y la Democracia que fue creado el año pasado y cuyas investigaciones se fijarán en esas cuestiones, según adelantó.

Zuboff explicó que con el auge de la era digital, los regímenes autocráticos han aprovechado la tecnología para “exportar” sus formas de gobierno y valores, mientras que las democracias no han hecho lo mismo y eso ha dejado un “vacío que ha sido ocupado por el capital privado”.

En concreto, se refirió al negocio de la vigilancia privada, que convierte “las predicciones del comportamiento humano” en bienes comerciales para luego venderlos por mucho dinero, lo que ha llevado a que en dos décadas algunas empresas hayan pasado de ser “start-ups bebés a imperios”.

Uno de los cometidos del Observatorio, dijo, será generar ideas para que la democracia “reclame ese vacío” que está llevando a la desinformación a dominar la esfera pública “online”, ya que la integridad en la información, sostuvo, está “inversamente correlacionada con los ingresos”.

En el acto intervino también el presidente del Foro para la Información y Democracia y secretario general de RSF, Christophe Deloire, que espera que la Alianza sea el “equivalente del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) para la información”.

Deloire destacó el cada vez mayor número de países adheridos a la iniciativa y el trabajo entre los grupos técnicos y los gobiernos para que implementen medidas para proteger la pluralidad e integridad de la prensa, al que sumará pronto un grupo sobre pluralismo y algoritmos.

Por su parte, algunos cancilleres invitados a relatar sus experiencias en la aplicación de medidas expresaron preocupación por los discursos de odio y la propaganda en internet, sobre todo en el contexto de la guerra de Ucrania, y abogaron por trabajar juntos para combatir esas tendencias.

(c) Agencia EFE