Dennis, trabajador keniano en las obras del Mundial 2022 de Catar: ‘Nos llamaban monos’

AFP - JEWEL SAMAD

Catar ha vuelto a ser criticado por el destino de los trabajadores extranjeros empleados en los estadios de la Copa del Mundo. En un informe publicado el jueves, la ONG británica Equidem denuncia un sistema de "discriminación y explotación" que, según ella, persiste a pesar de las reformas de la legislación laboral de Catar. La ONG se basa en los testimonios de unos 60 inmigrantes, principalmente nepalíes, indios y kenianos.

Dennis tiene 38 años. En 2020, decidió ir a trabajar a Catar con la esperanza de encontrar un mejor salario que en Kenia. Una agencia de contratación le prometió un contrato como agente de seguridad en un conocido hotel de Doha. Pero nada más llegar a Catar se desilusionó: "Me recogieron en el aeropuerto y me llevaron al lugar donde iba a trabajar. Y acabé en una empresa de construcción llevando ladrillos, como un albañil. Esto para nada lo que esperaba. Pero no tenía elección, tenía que trabajar”, recuerda.

Y más aún porque en Kenia, Dennis se endeudó para pagar a su agencia de contratación 1.300 dólares por un contrato del que no se respetaría ninguna cláusula: ni la función, ni el salario, que al final sería un 30% inferior al anunciado por un ritmo de trabajo frenético.

Después de salir de Catar, Dennis sigue muy marcado, física y moralmente, y es con la voz quebrada que relata las humillaciones sufridas en la obra. "A veces nos llamaban monos. Fue realmente hiriente. Nos decían: 'Tú, mono negro, trabaja más rápido'. Haz esto, haz aquello". Fue terrible. Fue un drama para nosotros.


Leer más sobre RFI Español