Dennis Rodman, ¿salvador mundial en tiempos de crisis nuclear?

Zalen Gades

A muchos les parece una barbaridad, pero no lo es. El cinco veces campeón de la NBA con Chicago Bulls, Dennis Rodman, podría ser una figura clave para evitar una hecatombe mundial. Las tensiones entre el gobierno de Estados Unidos y Corea del Norte se acentúan por momentos. Las últimas palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, en el Consejo de las Naciones Unidas en las que afirmó que si las cosas siguen así, destruirá “completamente” al país dirigido por Kim-Jong-un.

Según los analistas, la situación entre los dos países no es halagüeña. Por un lado Jong-un continúa lanzando misiles de prueba sobre el espacio aéreo de Japón y por el otro, la administración de Trump no se achanta en su discurso. Ambas posturas parecen irreconciliables hasta que uno de los dos ceda y es por ello que la presencia de Rodman podría ser vital.

El líder norcoreano, Kim-Jong-un, y Dennis Rodman en uno de sus encuentros. Foto: Getty Images.

Fueron numerosos los viajes de la exestrella de los Bulls a Corea del Norte. El mandatario del país creció adulando por completo a aquellos Chicago Bulls de Michael Jordan y compañía que maravillaron al planeta al completo. Por eso, la figura del excéntrico Rodman es quizás la que más  admira de un país norteamericano que odia hasta la saciedad.

Aunque suena surrealista, Rodman siente que está preparado para asumir el rol de salvador mundial en tiempos de crisis nuclear.

Dennis Rodman visitó al equipo de baloncesto de Pyongyang. Foto: Getty Images.

“Tan sólo quiero quitarle tensión a la cosa para que todos se lleven bien”, afirmó recientemente al programa televisivo, ‘Good Morning Britain’, donde también dio algunas pistas sobre el tipo de relación que tiene con el líder norcoreano.

“Básicamente pasamos tiempo juntos. Nos reímos, cantamos karaoke, hacemos muchas cosas juntos. Montamos a caballo, vamos a esquiar… no solemos hablar de política, que es algo bueno”, agregó.

La primera visita de Rodman a Corea del Norte fue en 2013, poco después de que Kim-Jong-un ejecutara a un miembro de su propia familia.

“Le gusta el poder. Le gusta el control, pero es un buen tipo”, llegó a mencionar el exbasquetbolista.

Dennis Rodman a su llegada al aeropuerto de Pyongyang. Foto: Getty Images

Rodman, quien se casó consigo mismo y tuvo relaciones con Madonna o Carmen Electra, fue muy criticado en el pasado por su amistad con el líder y por formar parte de la propaganda de un gobierno autoritario. Sobre todo, cuando afirmó que había motivos para mantener encarcelado al misionero estadounidense, Kenneth Bae, quien fue puesto en libertad poco después.

Según su agente, el dos veces All Star convenció a Kim-Jong-un de devolviera a Otto Warmbier a EEUU antes de su fallecimiento. El estudiante estadounidense llegó en coma tras pasar varios meses en una cárcel coreana.

Las dotes de Rodman como embajador son discutibles, aunque como dijo un experto en Corea del Norte, “es el que tenemos”.

 

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines