Elecciones de EE.UU.: ¿por qué la demora en conocer los resultados finales?

Foto del día de las elecciones
Foto del día de las elecciones

Días después de que los estadounidenses emitieran sus votos, los resultados finales de las elecciones de mitad de período de 2022 siguen sin estar claros y las autoridades advierten de que el veredicto definitivo de las urnas puede tardar semanas en conocerse.

Los retrasos se deben a una serie de factores, como los estrechos márgenes entre los candidatos y el hecho de que en el estado Georgia -un campo de batalla clave para el Senado- se dirige a una segunda vuelta electoral.

Otro motivo de las demoras está en la forma descentralizada en que se organizan las elecciones en EE.UU., en la que los estados tienen normas diferentes sobre cómo y cuándo se cuentan los votos por correo.

El tema de los retrasos ha sido políticamente polémico desde las presidenciales de 2020, cuando el entonces presidente Donald Trump intentó reclamar la victoria a la mañana siguiente mientras todavía se estaban contando los votos, declarando que el recuento era un "fraude" y una "vergüenza".

Esta semana, Trump ha vuelto a poner en duda la transparencia y confiabilidad del proceso, a través de su red social Truth Social, donde tachó los comicios en varios estados de "desastre para la integridad de los votantes" y acusó a sus oponentes de "intentar robar las elecciones con máquinas malas y retrasos".

Sin embargo, antes de que las urnas abrieran, los funcionarios electorales de todo el país advirtieron que los retrasos son una parte normal y esperada de las elecciones estadounidenses.

En un discurso pronunciado el 2 de noviembre, el presidente Joe Biden instó a los ciudadanos a ser "pacientes" mientras se cuentan las papeletas "de manera legal y ordenada".

Veamos por qué los resultados certificados están llegando lentamente.

Retrato de la candidata a gobernadora de Arizona, Katie Hobbs.
La secretaria de Estado de Arizona, Katie Hobbs, quien también se postuló para gobernadora, ha pedido a los votantes paciencia, porque unos resultados rápidos no se producirán.

Voto por correo y anticipado

Pese a que las cifras definitivas aún no están disponibles, los datos preliminares de la organización US Elections Project sugieren que más de 112,34 millones de estadounidenses -alrededor del 47% de los votantes- participaron en las elecciones de mitad de mandato de este año.

Aunque la participación fue inferior a la registrada en las anteriores elecciones de mitad de mandato de 2018, en algunos estados parece haber alcanzado máximos históricos.

En este proceso 42 millones de personas sufragaron de manera anticipada y por correo antes del pasado martes 8 de noviembre, superando los 39,1 millones que lo hicieron en 2018. Este es uno de los factores que está retrasando los cómputos finales.

Los diferentes estados tienen regulaciones distintas sobre cómo se procesan los votos por correo.

Un miembro de la junta electoral de Maricopa.
En el condado de Maricopa, en el estado de Arizona, todavía hay miles de votos que llegaron por correo que faltan por contabilizar.

Pensilvania, por ejemplo, es uno de los 8 estados que solo permitieron a los funcionarios electorales comenzar a contabilizar las papeletas el día de las elecciones.

En Maryland, en cambio, la normativa estatal estipula que el procesamiento de las papeletas no puede comenzar hasta las 10:00 hora local de la mañana siguiente a las elecciones.

Por su parte, 16 estados y Washington D.C. no permiten que el recuento comience hasta el cierre de las urnas el día de las elecciones, mientras que otros 23 estados autorizan que el recuento comience antes de que los colegios electorales cierren. Solo 10 estados permiten que contar las papeletas antes del día de los comicios: 8 de noviembre, en este caso.

19 estados también tienen un periodo de gracia que permite contar las papeletas después, siempre que se hayan enviado por correo antes del día de las elecciones.

En California, por ejemplo, los sobres con los votos pueden seguir recibiéndose durante una semana más.

En Arizona, en cambio, deben llegar antes del día de las elecciones, aunque los funcionarios tienen 20 días para contabilizarlos.

Recuentos y segundas vueltas

Los retrasos también pueden deberse a los recuentos, que pueden tener lugar en aquellos sitios donde las diferencias entre los candidatos sean extremadamente estrechos o, en muchos estados, cuando lo solicita uno de los aspirantes.

Sin embargo, el proceso varía ligeramente según el estado, 41 estados y Washington D.C. permiten solicitar recuentos. 22 estados disponen de recuentos automáticos.

Un sujeto votando desde su auto en Ohio.
El hecho de que el sistema de votación de EE.UU. esté descentralizado y que cada estado o condado tenga sus reglas y procedimientos dificulta en muchos casos la posibilidad de tener resultados rápidamente.

En Georgia -donde hay una reñida carrera entre el senador demócrata Raphael Warnock y el republicano Herschel Walker- los candidatos ganadores deben recibir al menos el 50% de los votos.

Con un tercer contendiente en la carrera, ninguno de los 2 candidatos alcanzó el umbral exigido y ello desencadenó la convocatoria de una segunda vuelta, la cual tendrá lugar el 6 de diciembre. Este escenario es una repetición de las elecciones de 2020 en el estado.

"Al final del día, todo el mundo quiere saber que tenemos elecciones honestas y justas, y las tenemos", dijo el 9 de noviembre el secretario de Estado, Brad Raffensperger. "Pido a los votantes que salgan a votar por última vez".

¿Dónde se producen los retrasos?

Mientras que los escrutinios siguen teniendo lugar en todo el país, los retrasos han sido más evidentes en Arizona, donde una gran mayoría de electores optaron por votar por correo.

Antes de las elecciones, las autoridades de ese estado advirtieron que el proceso podría tardar hasta 12 días. Los votantes también tienen 5 días para corregir su firma si así lo solicitan los funcionarios.

"Por mucho que todos queramos ver al ganador en la noche de las elecciones en esas carreras tan reñidas, eso simplemente no va a suceder", dijo en octubre la secretaria de Estado, Katie Hobbs, que también es candidata a gobernadora.

"Estas cosas llevan tiempo", agregó.

Una mujer espera para votar decenas de votos enviados por correo.
Más de 40 millones de electores decidieron votar por correo y en muchos estados la ley no permite comenzar a contar estos sufragios sino hasta después de cerrados los colegios.

Hasta el miércoles 9 de noviembre, cientos de miles de papeletas seguían sin contarse, incluidas unas 400.000 en el condado de Maricopa y aproximadamente 159.000 en el condado de Pima, donde los funcionarios dijeron que no se espera un resultado final antes del 14 o 15 de noviembre.

Después de que se informara de problemas con las máquinas el día de las elecciones, el condado de Maricopa ha prometido que las papeletas "se contarán de forma segura y precisa".

Aunque los problemas fueron "frustrantes" e "inconvenientes", los funcionarios aseguraron que el recuento final no se vería afectado.

Medios estadounidenses aseguran que para la noche de este viernes se podrían producir los primeros resultados de Maricopa.

La candidata a gobernadora apoyada por Trump, Kari Lake, ha puesto en duda el sistema en repetidas ocasiones. En un discurso de la noche electoral en su sede de campaña, insinuó que la "incompetencia" estaba impidiendo unas "elecciones honestas".

"El sistema que tenemos ahora no funciona", añadió.

El recuento de votos también sigue en Nevada, donde quedan por escrutar decenas de miles de votos en el condado de Clark (Las Vegas). Representantes de ambos partidos políticos han pedido paciencia a los votantes.

Brasileños viendo los primeros cómputos de las pasadas presidenciales de octubre.
Mientras los estadounidenses parece que pasarán semanas antes de saber a ciencia cierta quién controlará el Congreso, en países como Brasil los resultados de las presidenciales se conocieron el mismo día.

¿Se producen retrasos en otros países?

Aunque en otros países se producen retrasos en los resultados electorales, EE.UU. destaca por la duración de los mismos, en gran parte debido a su sistema descentralizado.

Los resultados de las elecciones del 1 de noviembre en Israel, por ejemplo, se anunciaron el 3 de noviembre. En cambio, los de la segunda vuelta de las elecciones generales de Brasil del 30 de octubre se conocieron el mismo día.

De los países europeos, Suecia es uno en el que la alta participación de los votantes y los márgenes estrechos suelen alargar los resultados durante varios días. Los resultados preliminares de las elecciones generales del 11 de septiembre del país no estuvieron disponibles hasta el 15 de septiembre, y los resultados oficiales siguieron aproximadamente una semana después.

En 2019, los resultados de las presidenciales de Indonesia del 17 de abril tardaron más de un mes en anunciarse: se conocieron el 21 de mayo. El recuento de votos en los más de 800.000 colegios electorales del país se realiza en gran parte a mano y a la vista del público.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.