Denuncian al hospital por confundir con sábanas sucias el cadáver de su bebé y tirarlo

·3 min de lectura

Para Alana Ross y Daniel McCarthy, de 37 y 36 años, la muerte de su hija fue doblemente traumática. Al hecho de verla morir después de solo dos semanas de vida se le unió en no encontrar el cadáver para poder darle sepultura. Cuando la funeraria fue a recogerlo a la morgue del hospital de Boston donde había fallecido su hija, no encontraron el cuerpo. La conclusión de la investigación policial es que fue confundido con sábanas sucias y desechado, según informa NBC, que se hace eco de la demanda presentada la pasada semana.

La demanda es contra el Brigham and Women's Hospital de Boston, la empresa encargada de la morgue y varios empleados. (Foto: Joseph Prezioso / AFP)
La demanda es contra el Brigham and Women's Hospital de Boston, la empresa encargada de la morgue y varios empleados. (Foto: Joseph Prezioso / AFP)

La pareja lleva años de relación. Habían intentando ser padres varias veces. Por eso se alegraron enormemente cuando en febrero de 2020 descubrieron que Alana se había quedado embarazada. Sin embargo, Everleigh nació prematura, en julio de ese mismo año, tres meses antes de lo previsto. Al nacer pesó solo un kilo y “sufrió complicaciones médicas”. Tuvo que ser trasladada a la unidad de cuidados intensivos y el 6 de agosto fallecía. Antes de su muerte sus padres, creyentes, pudieron bautizarla. El único consuelo que les quedaba tras perder a su hija era el de organizar un funeral y contar con un lugar al que acudir para llorar su pérdida y recordarla.

No pudo ser. Cuando murió, su cuerpo fue trasladado a la morgue para que sus padres tuviesen tiempo para organizar el funeral. La desagradable y traumática sorpresa se produjo cuando desde la funeraria acudieron el 10 de agosto a recoger el cuerpo de Everleigh y nadie lo encontraba. Según ha trascendido de la investigación, el cuerpo fue envuelto en pañales y a su llegad a la morgue lo colocaron en una mesa, que “no era el lugar apropiado o designado para la entrega de restos infantiles a la morgue”. El trabajador que se encargó del traslado lo dejó ahí porque un compañero estaba en ese momento bloqueando la zona donde debían depositarse los cadáveres infantiles, según publica la NBC.

Los padres denunciaron la desaparición del cuerpo de su hija el 11 de agosto y la investigación policial determinó al revistar las cámaras de seguridad y entrevistar a los trabajadores que lo más probable es que los restos de Everleigh habían sido desechados el 7 de agosto junto con las sábanas sucias. Se rebuscó entre la basura y los desechos médicos del hospital, pero no la encontraron.

Greg Henning, abogado de la pareja, ha hecho hincapié en lo traumático que fue todo, “fue como perderla de nuevo cuando literalmente la tiraron”. Ahora, casi dos años después, este jueves se presentó la demanda ante un tribunal contra el hospital, la empresa encargada de la morgue y una docena de empleados. En el texto de la demanda se recoge que los padres “sufrieron angustia y angustia emocional severa, y han sufrido manifestaciones y daños físicos como resultado de la angustia emocional severa y profunda que se les infligió” lo sucedido con su hija.

A los demandados se les acusa, recoge Insider, de incumplimiento de contrato, negligencia, imposición intencional de angustia emocional e injerencia ilícita en restos humanos. Piden 1,3 millones de dórales como indemnización.

Desde el hospital, en declaraciones recogidas por la NBC de Boston, el doctor Sunil Eappen, director médico, ha dicho que “seguimos expresando nuestras más profundas condolencias y nuestras más sinceras disculpas a la familia Ross y McCarthy por su pérdida y las circunstancias desgarradoras que la rodearon”. Sobre el caso en curso no ha comentado nada más allá de la disposición del hospital a colaborar.

EN VÍDEO | "Código turquesa", un protocolo para las madres en duelo perinatal

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente