Demócratas en el Senado alcanzan un acuerdo con los republicanos para evitar el cierre de Gobierno

·4 min de lectura

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, anunció que su partido llegó a un acuerdo con los republicanos para evitar el 'shutdown' que iba a ocurrir en la medianoche del primero de octubre. La votación para mantener financiado al Gobierno, al menos hasta diciembre, tiene lugar el jueves 30 de septiembre en el Congreso.

Un acuerdo de última hora, mientras se acercaba la medianoche del jueves (cuando termina el año fiscal en Estados Unidos) evitó el cierre del Gobierno. El líder de la mayoría Demócrata en el Senado, Chuck Schummer, dijo que los republicanos aceptaron votar por separado el techo de la deuda, algo que inicialmente estaba incluido en el mismo proyecto fiscal.

El fantasma del cierre del Gobierno se apareció esta semana en Washington en medio de las discusiones sobre el presupuesto para el siguiente año fiscal. Los demócratas intentaron resolver los dos problemas (el límite de la deuda y el presupuesto) y aprobar una sola legislación, pero el proyecto se estancó en el Senado debido a la oposición del partido Republicano e incluso de demócratas reacios respecto a la agenda económica del presidente Joe Biden, valorada en de 3,5 billones de dólares.

Para sacar adelante estas dos políticas solo con el respaldo del partido Demócrata, Biden decidió cancelar un viaje a Chicago ―en el que iba a tratar temas relacionados con el Covid-19― para encerrarse a negociar con los legisladores demócratas que se oponen a su propuesta.

Una negociación de la que depende el plan de infraestructuras 'Build Back Better', una propuesta económica que incluye reformas sociales, de educación y sanidad, entre otras. Su aceptación supondría una victoria política mayúscula para Biden y sus seguidores más progresistas, ya que esta agenda económica sería financiada con un aumento de los impuestos a los más ricos del país.

Los problemas de Biden para crear consenso entre los demócratas

El presupuesto valorado en más de 3,5 billones de dólares está poniendo a prueba el control de Biden sobre su partido y la Cámara de Representantes. Y, en estos momentos, todos los ojos están puestos en dos legisladores centristas: Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona. Ambos sostienen que el propuesto es un gasto demasiado grande, aunque no han dicho públicamente qué cifra estarían dispuestos a aceptar.

Los dos demócratas dubitativos se reunieron el martes 28 de septiembre con el mandatario, pero de momento no hay un resolución oficial.

"El presidente consideró que fue constructivo, que se avanzó, que se llegó a un acuerdo, que estamos en un momento crucial", dijo Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, sobre la reunión del martes.

Este proyecto cuenta con una fuerte oposición de los republicanos, con algunos tildándolo de "gran socialismo gubernamental". No obstante, Biden insiste en que el precio de su agenda económica será cero, ya que se pagaría con impuestos más altos sobre las corporaciones que tengan beneficios de más de 5 millones de dólares al año y de los ciudadanos con ingresos netos de más de 400.000 dólares anuales.

Pero, ¿qué es el cierre de Gobierno?

Cuando el Gobierno se queda sin fondos en Estados Unidos, se supone que debe proceder y despedir a todos sus trabajadores no esenciales. Algo que haría peligrar el trabajo de más de un millón de trabajadores federales y de un número incalculable de contratistas. No obstante, no se espera que la actividad cese ni en el peor de los casos, sino que miles sigan trabajando sin tener claridad sobre cuándo se les pagará.

La última vez que cerró el Gobierno fue en 2018, a raíz de una disputa entre el entonces presidente Donald Trump y los demócratas del Congreso sobre los fondos para construir el muro de la frontera de Estados Unidos con México. El cierre resultó en un lapso récord de 35 días y se extendió hasta enero de 2019.

Ese mismo año, Trump firmó la Ley de Trato Justo para Empleados del Gobierno, que garantiza que los trabajadores federales, esenciales y no esenciales, recibirán el pago perdido por cualquier hipotético cierre de Gobierno. Por eso, se cree que los republicanos podrían aceptar la ampliación de fondos para evitar la situación de cierre, pero no el aumento de la deuda nacional.

No obstante, el futuro de muchos empleados gubernamentales pende de un hilo en la votación del jueves y muchas familias dependientes de sus ingresos mensuales para poder pagar servicios básicos como el alquiler o la alimentación.

Con AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente