Demócratas evitan tema de inmigración de cara a Nevada

NICHOLAS RICCARDI
ARCHIVO - En imagen del 19 de febrero de 2020, el empresario y precandidato demócrata a la presidencia Tom Steyer acompaña a miembros del Sindicato Local 226 de Trabajadores Culinarios en una protesta afuera del Casino Palms de Las Vegas. (AP Foto/Patrick Semansky, archivo)

LAS VEGAS (AP) — Cuando un público diverso se congregó esta semana en una asociación de estudiantes universitarios, se compartieron historias sobre buscar refugio en Estados Unidos o vivir en hogares que eran una mezcla de ciudadanos estadounidenses y personas que radicaban en el país sin autorización legal. Ellos esperaban compartir sus experiencias con precandidatos a la presidencia que buscan apoyo antes del caucus del sábado en Nevada.

Pero sólo un aspirante a la Casa Blanca se presentó: Tom Steyer, un multimillonario con pocas probabilidades. La mayoría de las otras campañas enviaron a suplentes al evento auspiciado por Amnistía Internacional, mientras que los candidatos mismos se presentaron en canales de televisión por cable o hicieron campaña en otros estados.

El caucus marca la primera vez en esta temporada de elecciones primarias que la contienda demócrata llega a un estado con una importante población perteneciente a minorías. Aproximadamente una quinta parte de los residentes de Nevada es inmigrante, por lo que la postura de línea dura del presidente Donald Trump respecto a la inmigración ha convertido el tema en una piedra de toque cultural y política.

Sin embargo, al evitar foros como este en el Colegio del Sur de Nevada, los precandidatos dejaron a los residentes con la impresión de que los demócratas no quieren hablar sobre inmigración, pese a que van tras sus votos.

“Este es un tema que sabemos que Donald Trump ha convertido absolutamente en un arma para ampliar su base y que ha estado usando contra toda persona de color”, dijo Lorella Praeli, una prominente colaboradora y activista demócrata que fungió como directora de extensión hispana de la campaña de Hillary Clinton en 2016. “Me enfurece el hecho de que los candidatos y los medios están operando en otro mundo donde ninguna de estas cosas está sucediendo”.

Los activistas se quejan de que se hayan planteado pocas preguntas sobre inmigración en varios de los nueve debates demócratas, y se molestaron luego que el tema fue abordado en una sola pregunta el miércoles en la noche en el debate frente a frente en Las Vegas. Los precandidatos demócratas también han sido cautelosos sobre entrar en demasiados detalles sobre un tema que se ha tornado en un campo minado político.

Muchos de los precandidatos demócratas al frente de la contienda cuentan con bagaje en el tema, un reflejo de la manera en que las políticas de inmigración han cambiado a lo largo de las últimas dos décadas. Republicanos y demócratas se esforzaban por equilibrar la aplicación de la ley y un trato digno a los inmigrantes. Pero desde 2012, los republicanos han apostado a sus posturas a favor de la aplicación de las leyes migratorias y las deportaciones de inmigrantes, mientras que los demócratas se han enfocado en combatir las deportaciones y garantizar un trato humano.

El exvicepresidente Joe Biden es abordado regularmente por activistas que protestan por el alto índice de deportaciones bajo el gobierno del entonces presidente Barack Obama, incluyendo una el jueves por la noche que dijo que no se sentiría segura si él gana la presidencia. El senador por Vermont Bernie Sanders ayudó a anular una propuesta de ley de inmigración bipartidista en 2007 al sumarse a un grupo de liberales que comparó sus cláusulas de trabajo temporal con el “trabajo esclavo”. La senadora por Minnesota, Amy Klobuchar, llegó a impulsar una propuesta que convertiría el inglés en el idioma oficial de Estados Unidos, y el exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg apoyó un programa de la policía que se centraba en hispanos y afroestadounidenses en revisiones aleatorias constantes.