El delta de La Palma, a punto de derrumbarse y provocar explosiones tóxicas y olas

·3 min de lectura
El delta formado con la lava del volcán de Cumbre Vieja está en riesgo de derrumbe. (Photo: Marcos del Mazo via Getty Images)
El delta formado con la lava del volcán de Cumbre Vieja está en riesgo de derrumbe. (Photo: Marcos del Mazo via Getty Images)

Vuelve la tensión a La Palma, pero esta vez el riesgo está en el mar. La fajana creada con la colada del volcán de Cumbre Vieja ha alcanzado ya el total de la superficie insular y, de seguir aumentando, tal y como se espera, podría generar un derrumbe en su parte más frontal. Aún se desconoce en qué momento ocurrirá este derrumbe, lo que si se prevé es que provoque la liberación brusca de gases, con explosiones hidromagmáticas y olas.

Los técnicos han señalado que el delta de La Palma ya ha superado los 500 metros y advierten que su derrumbe generará la emisión de ácido clorhídrico que es corrosivo y se espera que aumenten las medidas de precaución en la zona.

Respecto a la calidad del aire, la portavoz del comité científico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), María José Blanco, ha señalado en rueda de prensa que las condiciones meteorológicas son desfavorables y que el monitoreo sigue en nivel “regular”. Aún así, la previsión es que mejore a partir de mañana con el giro del viento a componente norte.

Hasta que se produzcan estos cambios, el penacho de ceniza y dióxido de azufre que se extiende desde el volcán está afectando a la operatividad de los aeropuertos de La Palma y Tenerife Norte y puede llegar esta tarde al aeródromo de Tenerife Sur y, por la noche, al de La Gomera.

Más de 50 seísmos recientes

La buena noticia es que el volcán se mantiene “estable”, tal y como ha confirmado a Efe el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, y no se contemplan nuevos focos emisores.

No obstante, sí que han aumentado el número de seísmos en las últimas horas, llegando a registrar hasta 56 en los últimos dos días.

Como todos ellos son a más de 10 kilómetros de profundidad, los técnicos no han tenido que tomar mayor precaución.

La nueva lengua al borde del agua

El nuevo ramal se ha desviado y circula sobre la antigua fajana creada en 1949 tras la erupción del volcán San Juan en dirección al mar. Actualmente se encuentra a 150 metros de alcanzar el mar. Se espera que toque agua en las próximas horas.

Mientras en su avance, la colada principal sigue arrasando cultivos de plataneras y “rellenando huecos y buscando cabeceras de pequeñas cuencas”, por lo que no se descarta que el magma acabe cubriendo la superficie que la separa del apéndice.

En cuanto a los cultivos, las últimas mediciones indican que hay 120 hectáreas afectadas, de las cuales 59,39 son plataneras, 33,43 viñedos y 7,36 aguacates.

El pescado de La Palma es seguro

Miguel Ángel Morcuende ha aprovechado su intervención para hacer un llamamiento a consumir pescado de La Palma ya que es seguro “y la calidad es igual que antes de la erupción”.

Morcuende ha apuntado que en los últimos días se ve que “pocas personas se acercan” a la cofradía de Santa Cruz de La Palma para comprar pescado cuando está “perfectamente indicado” por las autoridades sanitarias.

Así, ha lanzado un mensaje “tranquilidad” para los ciudadanos con el fin de que siguen consumiendo pescado local y así ayuden a que los pescadores puedan “seguir ejerciendo su profesión”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente