Del 'tamayazo' a la operación Lezo

Como en las mejores historias de cine negro, la corrupción en el PP de Madrid, arranca con una traición. En sus primeras elecciones autonómicas, Aguirre iba a quedarse fuera. Pero el día clave algo pasó. Necesitaba dos votos y fueron dos los transfugas del PSOE los que obligaron a repetir las elecciones. El conocido como "tamayazo". Tras denuncias de pago con maletines e investigaciones sin resultados concluyentes, la carrera de la lideresa ya fue imparable. Tres mayorías absolutas consecutivas.  Poder total en Madrid en manos que el tiempo ha demostrado poco fiables. Gürtel, Púnica, Lezo. En el primer caso cayeron fieles consejeros y alcaldes de la presidenta. En la Púnica, Francisco Granados, su secretario general y en Lezo, su mano derecha, Ignacio González acusado de saquear el canal de Isabel II, la empresa aguas. González fue el hombre de confianza de Aguirre, lo llegó ap resentar para la presidencia de Caja Madrid. Fue Rajoy quién decidió que no fuera él sino otro el responsable de la entidad. Pero González tuvo su premio de consolación. En 2012, y pese a las constantes sospechas sobre su ático de lujo en Marbella, Esperanza Aguirre le cede el puesto tras dimitir como presidenta de la comunidad. Tres años después, acosada por las denuncias de corrupción en el seno del PP de Madrid, la lideresa dimitir por segunda vez, en esta ocasión como presidenta regional. González no pudo presentarse a su reelección. De nuevo Rajoy. Eligió a Cristina Cifuentes en su lugar. Nada ha salpicado todavía a Esperanza Aguirre. En total, desde su llegada a la presidencia,  más de un veintenta de alto cargos de Aguirre han sido investigados, detenidos, cuando no enviados directamente a prisión por corrupción. Una carrera que comenzó con una traición pero que a la mujer de las siete vidas, la superviviente del PP, las ranas no le caben en la charca. Dentro y fuera de su partido esperan que deje su cargo de portavoz en el ayuntamiento y su acta de concejal en la que sería su tercera y definitiva dimisión.

-Redacción-

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines