Deje de echarle la culpa al gluten

En los últimos años han surgido miles de productos “sin gluten”

Si tienes ocasión, la próxima vez que vayas a un supermercado, fíjate en la cantidad de alimentos “sin gluten” que se exponen en las estanterías. Durante los últimos años estamos asistiendo a una verdadera avalancha de etiquetas “Gluten Free” que ha propiciado toda una industria dedicada a esta línea de productos.

Una industria de productos sin gluten que mueve cada año miles de millones de dólares y que ya tiene lo que podríamos calificar un claro modus operandi: “demonizar un producto, un nutriente o un compuesto, conseguir que el público lo perciba como perjudicial y a continuación, lanzar toda una gama de productos libres de ese elemento”. Una fórmula que funciona y que podría resumirse en: ¡Qué malo es el gluten, y por favor mire aquí, le vendo mis productos libres de gluten!

Diferentes etiquetas “sin gluten”

En primer lugar hay que dejar muy claro que no hablamos aquí de la enfermedad celíaca, una afección bien conocida por la medicina desde hace miles de años y que afecta aproximadamente al 1% de la población mundial. Nos referimos a lo que se ha denominado “sensibilidad al gluten (no celiaca)” y que consiste en una serie de síntomas dispersos y sin un cuadro clínico claro.

Hasta hace unas décadas esta sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC) ni siquiera tenía referencias científicas, sin embargo, y coincidiendo con el auge y campañas mediáticas de los productos sin gluten, esta afección parece haberse extendido de manera vertiginosa. Los trabajos científicos que contamos en la actualidad no dejan nada claro si existe o no existe realmente esta SGNC y en los últimos han aparecido artículos en todos los sentidos sin que tengamos, por el momento, un conjunto de biomarcadores claros.

Pero esta confusa situación puede dar un giro importante gracias a un artículo publicado esta misma semana en el journal Gastroenterology que nos trae dos noticias: La primera que la sensibilidad al gluten sí puede tener una causa física, y la segunda que es muy probable que el culpable no sea el vilipendiado gluten.

El estudio apunta a que son los fructanos (que frecuentemente acompañan a los alimentos sin gluten) los culpables de las molestias

El artículo lo deja claro desde el título: “Los fructanos, y no el gluten, inducen los síntomas en pacientes que se autodenominan sensibles al gluten sin ser celiacos”.

Desde su planteamiento, este trabajo implica varias cosas interesantes. Si usted no es celíaco no debería tener problemas con el gluten. Nunca se habían reportado casos de este síndrome hasta que se inició esta campaña de desprestigio del gluten, y eso que la Humanidad lleva utilizado el gluten desde hace miles de años, así que, es más que probable que la mala prensa que ha tenido en estas últimas décadas influya en que seamos más proclives a echarle la culpa al gluten.

La otra cuestión fundamental del estudio son los fructanos, un polímero formado por moléculas de fructosa, que se encuentran en numerosos productos, sobre todo en cereales como el trigo, el centeno o la cebada.

El estudio apunta claramente a que la indisposición gastrointestinal que afecta a estas personas no celiacas no está causada por el gluten, sino por los fructanos. Para confirmarlo realizaron un experimento con 59 voluntarios no celiacos pero que habían experimentado esa sensibilidad al gluten y habían retirado de su dieta este componente.

A los participantes se les ofrecieron tres tipos de barras de cereales: unas contenían gluten, otras fructanos y otras eran simplemente un placebo. Los resultados fueron bastante claros: Aquellos que comieron las barritas de fructanos experimentaron malestar mientras que en los dos otros grupos (barritas con gluten y barritas con placebo) no se registraron molestias ni diferencias entre voluntarios.

Por supuesto, es un primer estudio y sería conveniente ampliar esta información con más estudios y un mayor número de participantes, sin embargo, parece un buen indicio de culpabilidad para los fructanos y un principio de absolución para el tan temido gluten.

Referencias científicas y más información:

Skodje G, Sarna VK, Minelle IH, Rolfsen KL, Muir JG, Gibson PR, Veierød MB, Henriksen C, Lundin KEA “Fructan, Rather Than Gluten, Induces Symptoms in Patients With Self-reported Non-celiac Gluten Sensitivity”. Gastroenterology. 2017 November S0016-5085(17)36302-3. DOI: 10.1053/j.gastro.2017.10.040.

Alice Klein “Gluten-sensitive? It may actually be a carb making you ill” New Scientist

 

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines